WASHINGTON (AP) — Alrededor de 1 de cada 20 residentes en Arkansas y Tennessee no se incluyeron en el censo de 2020, y otros cuatro estados de EE.UU. tuvieron un número significativamente inferior al real de sus poblaciones, lo que podría privarles de fondos federales en la década actual, según cifras de una encuesta de la Oficina del Censo de EE.UU. publicada el jueves.

En Florida y Texas, los conteos incompletos parecen haberles costado también escaños en el Congreso.

Por otro lado, los residentes en ocho estados fueron contados en exceso durante el conteo de personas que se realiza una vez por década y que se utiliza para asignar el poder político y los fondos federales. En Minnesota y Rhode Island, los conteos excesivos parecen haberlos salvado de perder escaños en el Congreso.

En los 36 estados restantes y el Distrito de Columbia, los conteos excesivos e insuficientes no fueron estadísticamente significativos. Los conteos insuficientes señalan que se perdió a la gente. Los recuentos excesivos sugieren que se contaron más de una vez, como por ejemplo, hijos de padres divorciados que comparten la custodia o personas con casas de vacaciones.

Las cifras publicadas el jueves de la Encuesta posterior a la enumeración sirven como un informe sobre qué tan bien se contaron los residentes en los 50 estados y el Distrito de Columbia durante un censo que enfrentó obstáculos sin precedentes de una pandemia, huracanes e incendios forestales, disturbios sociales e interferencia política por parte de la administración Trump.

La encuesta vuelve a entrevistar a una muestra de residentes y compara esos resultados con el censo para ver “lo que hicimos bien y lo que hicimos mal”, dijo el funcionario de la Oficina del Censo, Timothy Kennel.

Los estados que hicieron un mejor trabajo al contar a los residentes obtuvieron una mayor representación en el Colegio Electoral y en el Congreso, o no perdieron los escaños esperados en la Cámara de Representantes. Ahora también están mejor posicionados para la distribución anual de $1.5 billones en fondos federales en la próxima década.

No se puede hacer nada en este momento para cambiar la cantidad de escaños del Congreso que se asignan entre los estados, y tampoco se pueden ajustar los datos utilizados para volver a dibujar los distritos del Congreso.

El comunicado del jueves no desglosó por rasgos demográficos el buen trabajo que hizo el censo de 2020 a nivel estatal, pero una boleta de calificaciones nacional publicada en marzo mostró subconteos significativos para las poblaciones afroamericana e hispana, así como para aquellos que se identifican como alguna otra raza. e indios americanos y nativos de Alaska que viven en reservas.

Los líderes académicos y de derechos civiles están presionando a la Oficina del Censo para que modifique las estimaciones anuales de población que tradicionalmente han utilizado números del censo como base e incorporen otras fuentes de datos para producir un retrato más preciso de las comunidades raciales y étnicas subestimadas para los números que ayudan a determinar la distribución. de fondos federales. La Oficina del Censo ha creado un equipo para explorar esto.

Arkansas, Tennessee, Mississippi e Illinois, respectivamente, tenían subconteos de 5 %, 4,8 %, 4,1 % y 1,9 %, mientras que Florida y Texas, respectivamente, tenían subconteos de casi 3,5 % y 1,9 %.

Arkansas, Florida, Tennessee y Texas no dirigieron tantos recursos como otros estados para alentar a los residentes a completar los formularios del censo. Mississippi gastó alrededor de $400,000 e Illinois asignó $29 millones a esos esfuerzos. Históricamente, los grupos que tienen subconteos son las minorías raciales y étnicas, los inquilinos y los niños pequeños.

En un comunicado, el gobernador de Arkansas, Asa Hutchison, dijo que estaba interesado en obtener más detalles sobre el conteo insuficiente de su estado, especialmente porque Arkansas creció en más de 95,000 residentes durante la década y superó los 3 millones de residentes por primera vez.

La demógrafa Allison Plyer también observó que Arkansas, Mississippi y Tennessee se encuentran entre las tasas más altas de hogares sin computadora ni suscripción a Internet. El censo de 2020 fue el primer recuento en el que se alentó a la mayoría de los participantes a completar el formulario en línea.

“Los esfuerzos de salir a la cuenta pueden marcar una gran diferencia, incluso cuando su comunidad tiene un acceso deficiente a Internet y es menos probable que responda el censo”, dijo Plyer, demógrafo jefe de The Data Center en Nueva Orleans. “Donde los estados priorizaron, salir del conteo, parece que marcó la diferencia”.

El conteo insuficiente de Florida se traduce en alrededor de 750,600 residentes perdidos, y un análisis de Election Data Services muestra que Sunshine State solo necesitaba alrededor de 171,500 residentes más para obtener un asiento adicional. El conteo insuficiente en Texas se traduce en alrededor de 560,000 residentes, mientras que el análisis de Election Data Services indica que Texas necesita solo 189,000 residentes más para obtener otro escaño en el Congreso.

Los hispanos representan más de una cuarta parte de la población de Florida y casi el 40 % de los residentes de Texas, y los críticos dicen que los intentos fallidos de la administración Trump de agregar una pregunta de ciudadanía al formulario del censo pueden haber tenido un efecto negativo en la participación de hispanos, inmigrantes y otros. .

Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO Educational Fund, dijo que había una “necesidad desesperada” de información sobre recuentos insuficientes y excesivos de grupos raciales y étnicos en geografías más pequeñas que los estados, especialmente en lugares como Texas, donde el recuento insuficiente probablemente se encontraba en la población hispana.

Dadas las imprecisiones en el conteo, existe un riesgo real de una distribución injusta de los escaños del Congreso entre los estados, dijo.

“Sin saber por debajo del nivel estatal, no podemos entender el alcance de ese error”, dijo Vargas.

Fue una historia diferente para los estados donde los residentes fueron contados en exceso, como Minnesota y Rhode Island. A Minnesota se le asignó el escaño 435 y último del Congreso en la Cámara de Representantes; si Minnesota hubiera contado 26 personas menos, ese asiento habría ido a Nueva York. El sobreconteo del 3,8% de Minnesota ascendió a alrededor de 219.000 residentes.

Otros estados con excesos fueron Hawái, con casi un 6,8 %; Delaware, al 5,4%; Nueva York, al 3,4%; Utah, con casi el 2,6%; Massachusetts, al 2,2%; y Ohio, con casi el 1,5%.

En Rhode Island, el sobreconteo del 5% se traduce en más de 55,000 residentes. Habría perdido un escaño si se hubieran contado 19.000 residentes menos, según Election Data Services.

John Marion, director ejecutivo del grupo de vigilancia del gobierno Common Cause Rhode Island, dijo que era difícil precisar exactamente por qué Rhode Island tenía un conteo tan grande. Hubo importantes esfuerzos de divulgación y el estado tiene una gran población de casas de verano, pero lo mismo se aplica a otros estados, dijo.

“Somos esencialmente los afortunados beneficiarios de una anomalía estadística”, dijo Marion. “Y como resultado, tendremos más representación en el Congreso durante 10 años”.