WILTON MANORS, Florida, EE.UU. (AP) — Una niña pequeña murió a causa de las heridas que sufrió al ser atropellada en un accidente de golpe y fuga que mató a otros dos niños en el sur de Florida el año pasado.

Según NBC 6, Laziyah Stukes, de 10 años, sufrió un traumatismo cerebral grave y estuvo conectada a un ventilador durante seis meses antes de morir el lunes.

“En los últimos días, me agarraba más la mano, y así fue como supe que podía oírme”, dijo su madre al medio de comunicación.

Otros dos niños, de 5 y 6 años, murieron en la escena en Wilton Manors, y otros tres niños resultaron heridos.

Las autoridades dijeron que el conductor, Sean Charles Greer, de 28 años, sigue encarcelado por 25 cargos. Los investigadores dijeron que condujo hacia la acera para evitar a un autobús y golpeó a seis niños antes de huir.

Las autoridades agregaron que Greer confesó después de que se encontró su Honda Accord en su casa, al que le faltaba el parachoques. En el momento del atropello y fuga, Greer también estaba en libertad condicional por robo en una vivienda en el condado de Broward, dijeron las autoridades.