El presidente Joe Biden declaró que él y su principal crítico, el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, están trabajando “completamente al unísono” después del huracán Ian, que devastó el estado la semana pasada, matando a docenas y destruyendo vecindarios enteros.

Al viajar a Florida el miércoles para inspeccionar los daños y prometer asistencia federal para los esfuerzos de reconstrucción, Biden insistió en que él y DeSantis están dejando de lado la política y trabajando “mano a mano”.

“Tenemos filosofías políticas muy diferentes, pero hemos trabajado mano a mano”, dijo Biden a los periodistas.

Más temprano, DeSantis y su esposa Casey saludaron al presidente y a la primera dama Jill Biden cuando llegaron a Fisherman’s Wharf, donde las casas y los negocios yacían en ruinas en medio de escombros y lodo después del paso del huracán Ian la semana pasada.

Cuando Biden salía del muelle donde pronunció sus comentarios, fue captado por un micrófono encendido durante una conversación rápida con el alcalde de Fort Myers Beach, Ray Murphy.

Se escucha a Biden decir: “Nadie j*** a un Biden”. No quedó claro de inmediato a qué se refería Biden.

Murphy responde con su propia blasfemia, diciendo: “¡Tienes mucha razón!” a lo que Biden responde: “No puedes discutir con los hermanos fuera de la casa”.

El huracán Ian ha provocado la muerte de al menos 84 personas, incluidas 75 en Florida, y muchas personas aún esperan que se restablezca la energía. Los vientos de 150 mph de Ian y la fuerte marejada ciclónica de la semana pasada dejaron sin electricidad a 2.6 millones de personas en Florida. Muchas personas todavía no pueden conseguir comida ni agua.