KISSIMMEE, Florida, EE.UU. (AP) — Mientras Brasil se tambalea por las multitudes de manifestantes que invadieron sus sedes de poder, su exlíder se fue a un centro turístico de Florida, donde multitudes de simpatizantes acudieron en masa para animar a su presidente derrocado.

Los devotos han viajado en los últimos días a la casa temporal de Jair Bolsonaro, una comunidad cerrada con imponentes toboganes de agua, para tener la oportunidad de verlo. Firmó autógrafos, abrazó a los niños y se tomó selfies con masas que lo adoraban, algunos con camisetas que decían “Make Brazil Great Again”, o en español “Haz que Brasil sea grande otra vez”, en alusión a la frase característica de campaña del expresidente estadounidense Donald Trump.

“Siempre lo apoyaré”, dijo Rafael Silva, de 31 años, quien se fue de Brasil hace ocho años y ahora instala pisos en el centro de Florida, donde se paró afuera de la casa de alquiler de Bolsonaro el lunes. “Era lo mejor para el país”.

A primera hora de la tarde, el puñado de simpatizantes con camisetas amarillas se disipó cuando se corrió la voz de que Bolsonaro estaba hospitalizado con dolor abdominal. Su estado no estaba claro, pero una foto publicada por el periódico brasileño O Globo lo mostraba sonriendo desde su cama de hospital. Ha sido hospitalizado varias veces desde que sobrevivió a un apuñalamiento en 2018. Un portavoz del hospital no respondió de inmediato a una llamada telefónica ni a un mensaje de texto.

Antes del furioso asalto del domingo al Congreso de Brasil, la Corte Suprema y el palacio presidencial, Bolsonaro había sido visto repetidamente en esta comunidad del centro de Florida, deambulando por los pasillos de un supermercado Publix, cenando solo en un KFC local y, sobre todo, rodeado de grupos de adoradores.

Aunque la Oficina del Sheriff del condado de Osceola dijo que recibió una solicitud del Servicio Secreto para proporcionar una escolta policial para Bolsonaro cuando llegó y todavía era un presidente en funciones, no ha estado rodeado por una falange notable de seguridad.

“Se sentirá como en casa en el ecosistema derechista de estafas y podcasting de Florida, encontrando aliados con cualquiera que piense que pueden usarlo para avanzar en su agenda de extrema derecha”, dijo Andy Reiter, profesor de política y relaciones internacionales en Mount Holyoke College que ha investigado a hombres fuertes extranjeros.

Su nuevo hogar, Encore Resort at Reunion en los suburbios de Orlando, se compone de casas de alquiler amuebladas con mesas de futbolito, salas de proyección, decoración de Disney en las paredes y animales de peluche de Mickey Mouse en las camas.

Si todo parece demasiado extraño, la vista del exlíder de uno de los países más grandes del mundo deambulando por una comunidad cerrada a tiro de piedra de Walt Disney World en pantalones cortos, considere la historia.

Una corriente de líderes regionales ha llamado hogar al estado, al menos por un tiempo, durante el último medio siglo, desde Prosper Avril de Haití hasta Anastasio Somoza de Nicaragua y Manuel Noriega de Panamá. Junto a una lista de otros latinoamericanos, han acampado tanto en casas modestas como en mansiones elaboradas y, en el caso de Noriega, en una celda de una prisión de Miami, donde cumplió 17 años por cargos de drogas.

Un grupo de brasileños ha sido atraído a la región en las últimas dos décadas y, a su vez, ha transformado el centro de Florida con decenas de tiendas y restaurantes brasileños.

Florida tiene la mayor población de residentes nacidos en Brasil (casi 130,000 personas) de todos los estados de EE.UU., según la encuesta sobre la comunidad estadounidense de la Oficina del Censo de Estados Unidos. Muchos más vienen como visitantes, con 830,000 brasileños viajando al centro de Florida en 2019, el tercer mercado internacional más grande para el área.

Aunque Lula da Silva ganó las elecciones de Brasil por más de 2 millones de votos, los votantes brasileños que viven en Florida parecen haber favorecido mucho a Bolsonaro. Los datos electorales de los brasileños que viven en el extranjero muestran 56 lugares de votación enumerados bajo Miami, la única ciudad de Florida bajo la cual se compilan los datos.

En cada una de las 56 áreas prevaleció Bolsonaro, algunas por márgenes de 6 a 1. En total, se contaron más de 16,000 votos entre los brasileños bajo el paraguas de Miami, con un 81 por ciento a favor de Bolsonaro.

“Es muy popular entre los emigrados brasileños en el centro de Florida”, dijo Joel Stewart, excónsul honorario de Brasil en Orlando. Brasil abrió una oficina consular en Orlando el año pasado.

Bolsonaro ha sido llamado durante mucho tiempo el “Trump de América del Sur”, por lo que no sorprende que haya terminado a solo unas horas en automóvil del complejo de Palm Beach del expresidente estadounidense. Ambos llegaron al poder alimentados por la ira antisistema de la derecha, siguieron plataformas nacionalistas mientras estaban en el cargo y luego difundieron mentiras sobre el fraude electoral en sus propias derrotas. Los seguidores de ambos hombres atacaron con ira las sedes del gobierno después de que su candidato preferido perdiera.

Rodrigo Constantino, un comentarista brasileño de derecha que vive en Florida, dice que ve paralelos entre el apoyo de Bolsonaro en el estado y el triunfo de la reelección del gobernador republicano Ron DeSantis. Ambos, dijo, equivalían a rechazos del “totalitario, despertado, igualitarismo económico y sensacional demagogia de la izquierda radical”.

Independientemente de la ira que pueda existir contra Bolsonaro en Brasil, Constantino dice que los brasileños que viven en Florida lo entenderán y lo aceptarán.

“Si quiere venir a mi casa a comer asado y charlar de fútbol o hablar mal del comunismo, será muy bien recibido”, dijo Constantino.