FORT LAUDERDALE, Florida, EE.UU. (AP) — La fiscalía pasó tres semanas diciéndole al jurado cómo Nikolas Cruz asesinó a 14 estudiantes y tres miembros del personal en una escuela secundaria de Florida hace cuatro años. Ahora sus abogados tendrán la oportunidad de presentar por qué creen que lo hizo, con la esperanza de que lo condenen a cadena perpetua sin libertad condicional en lugar de a muerte.

Se espera que Melisa McNeill, la principal defensora pública de Cruz, pronuncie su declaración de apertura el lunes, después de haber aplazado su presentación desde el inicio del juicio hace un mes.

Luego, ella y su equipo comenzarán a exponer la historia de vida de su cliente de 23 años: el abuso de alcohol y cocaína de su madre biológica durante su embarazo, lo que llevó a un posible síndrome de alcoholismo fetal; sus severos problemas mentales y emocionales; su presunto abuso sexual por parte de un “compañero de confianza”; la intimidación que soportó; y la muerte de su padre adoptivo cuando él tenía 5 años y la de su madre adoptiva cuatro meses antes del ataque del 14 de febrero de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland.

La decisión de McNeill de retrasar su declaración de apertura parecía parte de una estrategia más amplia para no negar o disminuir nada de lo que los fiscales dijeron al jurado sobre la masacre de Cruz: se declaró culpable en octubre de 17 cargos de asesinato en primer grado. Este juicio es sólo para decidir su sentencia; el jurado de siete hombres y cinco mujeres considerará si las circunstancias agravantes de la acusación “superan” los factores atenuantes de la defensa.

La defensa “va a decir: ‘Mira, viste lo que pasó, no vamos a discutir eso. Fue horrible, eso fue horrible, eso fue horrible, cualquiera que sea el adjetivo que quieras usar”, dijo David S. Weinstein, abogado defensor de Miami y exfiscal. Pero luego la defensa agregará: “Él nunca tuvo una oportunidad y, por eso, sus pobres víctimas nunca tuvieron una oportunidad”.

Este es el tiroteo masivo más mortífero en Estados Unidos que haya llegado a juicio. Otros nueve hombres armados que mataron al menos a 17 personas murieron durante o inmediatamente después de los disparos, ya sea por suicidio o por disparos de la policía. El sospechoso del asesinato de 23 personas en 2019 en un Walmart en El Paso, Texas, está a la espera de juicio.

Durante el caso de la fiscalía, el equipo de McNeill nunca interrogó a ningún maestro o estudiante que presenciara los asesinatos y solo tuvo intercambios breves y leves con algunos otros testigos.

Le preguntaron a un maestro de un salón de clases donde nadie recibió disparos sobre la falta de un monitor de seguridad en el edificio de tres pisos donde ocurrieron los asesinatos. Cuando testificó el propietario de la tienda de armas que le vendió a Cruz el rifle semiautomático estilo AR-15 utilizado en los asesinatos, preguntó cuál era la edad mínima en Florida en 2017 para comprar un rifle: 18, y hoy, 21.

Ni ellos ni los fiscales le preguntaron al dueño de la tienda por qué se cambió la ley: Cruz tenía 19 años cuando ocurrió el tiroteo y la Legislatura liderada por los republicanos elevó el límite de edad como parte de un paquete más grande de leyes de armas promulgadas en respuesta a los tiroteos.

La juventud de Cruz será parte de su defensa y aunque la jueza de circuito Elizabeth Scherer ha prohibido que la defensa presente un testimonio que culpe directamente a terceros, como los administradores de la escuela, por no prevenir el tiroteo, es probable que McNeill y su equipo traten de señalar esos puntos indirectamente.

Para que Cruz sea sentenciado a cadena perpetua, la defensa solo tendrá que persuadir a uno de los 12 miembros del jurado, pero tendrán que hacerlo en los 17 cargos, uno por cada víctima. Es posible, por ejemplo, que un jurado reacio se vea obligado a votar por la muerte de las víctimas a las que el video de vigilancia mostró que Cruz disparó varias veces mientras yacían heridos e indefensos.

La defensa intentará superar las horrendas pruebas presentadas por la fiscalía, coronadas por la visita del jurado el 4 de agosto al edificio cercado que Cruz acechó durante siete minutos, disparando alrededor de 150 tiros por los pasillos y las aulas. Los jurados vieron sangre seca en pisos y paredes, agujeros de bala en puertas y ventanas y restos de globos, flores y tarjetas del Día de San Valentín.

Los fiscales también presentaron videos gráficos de vigilancia de la masacre; espantosas fotos de la escena del crimen y de la autopsia de sus secuelas; testimonio emocional de maestros y estudiantes que presenciaron la muerte de otros; y cuatro días de declaraciones llorosas y enojadas de padres, cónyuges y otros miembros de la familia sobre las víctimas y cómo la muerte de sus seres queridos afectó sus vidas . El jurado también vio un video de Cruz ordenando tranquilamente un Icee de cereza y frambuesa azul minutos después del tiroteo y, nueve meses después, atacando a un guardia de la cárcel.

Se desconoce cuánto tiempo tomará la presentación de la defensa, pero recientemente dijeron en la corte que durará después del Día del Trabajo en dos semanas. La fiscalía luego podrá presentar un caso de refutación antes de que vaya al jurado.