(The Hill) – Los precios de la gasolina en todo el país han disminuido en las últimas semanas, y el promedio nacional cayó alrededor de 34 centavos desde casi $5.02 el mes pasado.

La mayoría de los estados han visto bajar los precios más de una cuarta parte desde que el promedio nacional alcanzó su punto máximo el 14 de junio y algunos estados han sido testigos de disminuciones de casi 50 centavos, aunque los precios han subido en un puñado de estados.

La caída de los precios en la bomba, que los expertos han relacionado con factores que incluyen precios más bajos del petróleo que vienen con temores de recesión y demanda reducida, no se ha extendido de manera uniforme en todo el país.

Desde mediados de junio, las mayores caídas se han producido principalmente en el sur y el medio oeste, según un análisis realizado por The Hill utilizando datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil.

Los precios en Indiana y Florida han bajado 48 centavos por galón desde mediados del mes pasado, seguidos de caídas de 47 centavos en Ohio y Wisconsin y de 46 centavos en Texas.

Carolina del Sur experimentó una disminución de 43 centavos, mientras que Michigan y Kentucky vieron caer los precios en 42 centavos, y Delaware, Illinois y Virginia vieron caer los precios en 41 centavos en promedio.

Una baja en los precios no significa necesariamente que un estado tenga los precios más bajos en todo el país, ya que algunas de las disminuciones ocurren en lugares donde los precios son generalmente más altos.

Los cinco estados con los precios promedio más bajos en todo el país el lunes fueron Carolina del Sur, Georgia, Mississippi, Luisiana y Texas.

Y aunque los precios cayeron en 46 estados desde el pico nacional el mes pasado, cuatro estados en realidad vieron aumentos desde entonces: Wyoming vio un aumento de seis centavos; Hawái e Idaho vieron aumentos de ocho centavos cada uno y Utah vio un aumento de 17 centavos.

En general, la caída de los precios es una buena noticia para el presidente Biden, quien obtuvo calificaciones bajas en las encuestas en medio de su manejo de precios récord y enfrentó ataques de los republicanos que se han aferrado al tema de cara a las elecciones intermedias de noviembre.

Y aunque los precios de la gasolina se rigen en gran medida por numerosas fuerzas en el mercado mundial del petróleo, no por la política ejecutiva, Biden ha tratado de atribuirse el mérito de la reciente caída.

“Los precios de la gasolina, todavía demasiado altos, han caído ahora 25 días seguidos, y esta semana vimos la segunda disminución más grande en un solo día en los precios de la gasolina en una década”, dijo el presidente el viernes.

“Hay mucho más trabajo por hacer. Pero estoy sugiriendo que estamos progresando. El programa está funcionando”, agregó.