Video: NAACP emite un aviso de viaje para Florida mientras Desantis se prepara para postularse a la Casa Blanca

TALLAHASSEE, Florida, EE.UU. (AP) — “No digas gay”, reglamento de libros y discusión en el aula. Maestros, padres y bibliotecarios escolares, todos navegando por un terreno nuevo e incierto. Los derechos LGBTQ+ bajo ataque. Una disputa muy pública entre el gobierno estatal y Disney. Y en el centro de todo está un gobernador que se ha convertido en un rival del expresidente Donald Trump y probablemente tiene los ojos puestos en la Casa Blanca.

Esto es Florida en este momento de la historia, a mediados de 2023.

Para muchos de los que viven en Florida, los últimos meses han traído algunos cambios, muchos relacionados con el gobernador Ron DeSantis. Aquí, el veterano periodista de Associated Press Brendan Farrington, que ha cubierto la política del estado desde 1997, reflexiona sobre los cambios de diferentes grupos y los pone en el contexto del panorama cultural y político.

___

CÓMO ESTÁ CAMBIANDO LA VIDA PARA…

EL FLORIDIANO PROMEDIO:

Para el floridano promedio, las preocupaciones sobre el costo de vida se han convertido en un problema y realmente no se abordan tan abiertamente como la mayoría de la gente hubiera esperado.

Los alquileres están por las nubes. El seguro de propiedad, ya sea que viva cerca de la costa o no, está cada vez menos disponible y menos asequible.

Obviamente, la inflación ha jugado un papel, pero gran parte de la discusión se ha desviado de los problemas que afectan a los floridanos todos los días hacia un “nosotros contra ellos” sobre cuestiones culturales o el aborto, y las discusiones sobre la raza.

Las armas son otro tema. Según una nueva ley, cualquier persona que pueda poseer legalmente un arma también puede portarla oculta sin un permiso. Ahora necesita un permiso para portar un arma, y pasar por un entrenamiento y una verificación de antecedentes para portar un arma oculta. Eso ya no tendrá que suceder a partir del 1 de julio.

También parece haber un aumento en los incidentes relacionados con el odio. Alguien proyectó mensajes antisemitas en el estadio de los Jacksonville Jaguars la temporada pasada y ha habido autoproclamados nazis al ondear banderas y mostrar carteles en eventos.

Y, de nuevo, el aborto. En abril de 2022, Florida aprobó una ley que prohibía el aborto después de 15 semanas, dos meses antes de que la Corte Suprema de Estados Unidos, anulara Roe vs Wade, y aprobó una ley más estricta que hace cumplir esa prohibición después de seis semanas este año. Está claro que los derechos reproductivos se están viendo afectados en Florida.

PROFESORES:

Con el proyecto de ley “No digas gay” —los opositores lo llaman así porque prohíbe hablar sobre sexualidad en las escuelas con los estudiantes— el argumento de las personas que apoyan la legislación dicen que no menciona la palabra gay, que es simplemente para proteger a los niños de material en el que los padres deberían tener más voz.

Pero debido al lenguaje vago, algunas personas se preguntan si pueden mencionar los problemas LGBTQ+. Un estudiante puede preguntar: “¿Por qué fulano de tal tiene dos mamás?” Algunos maestros sienten que ni siquiera pueden abordar la pregunta sin ramificaciones.

El proyecto de ley también ha dejado a algunos maestros sintiendo que ni siquiera pueden representar quiénes son en el salón de clases. Si son homosexuales, transgénero o bisexuales, se les ha dejado concluir que no pueden tener o decir nada que indique eso. Esto incluye ocultar elementos como fotografías de parejas y emblemas del orgullo gay.

Algunas personas dicen que es mejor no decir nada que arriesgarse a violar los mandatos del Departamento de Educación del estado.

PADRES:

Empodera a los padres que están de acuerdo con la filosofía y la ideología de DeSantis sobre la educación. Pero los padres que dan la bienvenida a esta discusión piensan: “¿Qué hay de nosotros? ¿Qué pasó con nuestro derecho a que a nuestros hijos se les enseñen estas cosas?”. Los padres con niños LGBTQ+ sienten que se les niega el acceso a la atención médica y, en consecuencia, sus hijos correrán el riesgo de sufrir depresión o suicidio.

Es casi un símbolo de mucho de lo que DeSantis ha presentado. Divide a las personas de diferentes ideologías y empodera a las personas que están de acuerdo con él para hablar más. Empodera a los padres que, por razones religiosas o morales o por cualquier motivo, no quieren que a sus hijos se les hable sobre la sexualidad, en particular sobre la transición de género o sobre otros estudiantes homosexuales.

Y aquellos padres que dan la bienvenida a estas políticas con los brazos abiertos se están involucrando más en las juntas escolares. DeSantis, más que cualquier otro gobernador, ha promovido las carreras de las juntas escolares, ha alentado a las personas a postularse, ha ayudado a los candidatos que comparten su ideología y ha alentado a los padres a quejarse ante las juntas escolares. Ha puesto mucha más tensión en las escuelas. Y está dividiendo a la gente entre ideologías. Un miembro de la junta escolar de Sarasota abandonó recientemente una reunión después de que la presidenta republicana permitiera que un padre lo atacara personalmente por ser gay.

BIBLIOTECARIOS ESCOLARES:

Los libros escolares deben ser aprobados por los bibliotecarios escolares. Y eso ha generado dudas sobre las escuelas que actualmente no cuentan con un “especialista en medios”, alguien capacitado para trabajar con el personal en la aprobación de materiales para la biblioteca y el salón de clases. Permite que las investigaciones de libros se lleven a cabo más fácilmente, lo que obliga a la gente a justificar por qué los libros deberían estar en las escuelas frente a las quejas de las personas que quieren prohibirlos.

Todavía hay muchas preguntas sobre el lenguaje vago utilizado, como si un libro puede incluir un personaje LGBTQ+ incluso si no tiene contenido sexual. Está provocando que las escuelas sean un poco más cautelosas, quizás incluso más de lo necesario, en un esfuerzo por cumplir con los deseos del gobernador.

RESIDENTES LGBTQ+:

Ha causado algunos pasos atrás en los derechos LGBTQ+. Creo que las personas se sienten más amenazadas, que pueden ser objeto de ataques de odio, y al hacer que el gobierno se involucre en estos temas, las personas homofóbicas pueden sentir que pueden actuar mal con más frecuencia.

He hablado con muchos legisladores y activistas LGBTQ+ que sienten que no están siendo tratados como personas completas y que el gobierno está tratando de suprimir quiénes son en realidad. En algunos casos, recuerda al movimiento antigay de la década de 1970. Pero ahora, en lugar de luchar por derechos, están defendiendo derechos.

LOS MILES DE EMPLEADOS DE DISNEY EN LA FLORIDA CENTRAL:

No se sabe exactamente cómo afectan los derechos del día a día de los empleados de Disney. Es seguro de que están muy interesados en la disputa entre DeSantis y su empleador en este momento.

Es posible que Disney vaya a ninguna parte. Carolina del Norte ha planteado la idea de tratar de atraerlos. Algunas personas han discutido eso y se han preguntado: “¿Qué pasa si Disney se muda?” Pero es una gran empresa con una huella tan grande en el centro de Florida que es muy poco probable que llegue al punto en que Disney diga: “No, no queremos estar en Florida”.

DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS:

Los demócratas alguna vez dominaron la política en el estado de Florida.

Durante décadas, su partido estuvo al mando. Controlaron la Legislatura y la oficina del gobernador la mayoría de los años. Incluso cuando los republicanos fueron elegidos para el cargo de gobernador, tenían que lidiar con una legislatura demócrata hasta que Jeb Bush pareció dar nueva vida al Partido Republicano del estado, a pesar de perder su primera elección en 1994. Para cuando ganó en 1998, los republicanos tenía una mayoría legislativa y se basó en eso año tras año tras año.

Los republicanos ahora tienen una gran mayoría en la Legislatura. Ahora ocupan todos los cargos estatales y tienen más votantes registrados que los demócratas. Y el poder del partido está aprovechando sus puntos fuertes y la participación de los votantes y los mensajes.

Los demócratas parecen estar frustrados en Tallahassee porque no tienen poder para detener la legislación sin los números para evitar que los proyectos de ley avancen. Ahora están relegados principalmente a la mensajería, tratando de trabajar con colegas al otro lado del pasillo para modificar la legislación y mejorar un poco lo que ellos llaman proyectos de ley malos.

Pero en general, saben que no pueden hacer nada. Los republicanos están teniendo un día de campo y, básicamente, están haciendo lo que quieren. DeSantis ha ejercido más control sobre la Legislatura que cualquier gobernador que haya visto.

DESANTIS MISMO:

El gobernador DeSantis ganó por un margen mayor que cualquier republicano que haya ganado en el estado de Florida. Y lo ha usado como un mandato de que el estado lo apoye a él y a su política e ideología.

Así que lo ha hecho más poderoso en Florida. Lo ha hecho más envalentonado. Y la agenda que ha aprobado encaja muy bien para una primaria presidencial republicana.

Muchos de los problemas que ha abordado, los está haciendo para jugar tanto en lugares como Iowa y Carolina del Sur como en Florida. Ha usado la palabra “woke” más veces en el último año que probablemente en los cuatro años anteriores. Eso ha sido un gran cambio para él.

Ha estado haciendo la gira de su libro y viajando. El reconocimiento de su nombre se ha disparado a nivel nacional fuera de Florida. Pero con eso, está siendo criticado cada vez más por sus compañeros republicanos, especialmente por Trump.

Otros candidatos y aspirantes potenciales, como Mike Pence y Nikki Haley, lo han criticado por atacar a Disney, lo que dicen es atacar a las empresas y no es lo que hacen los republicanos. A su vez, DeSantis ha tenido que defenderse más. Si bien aún no es un candidato, eso se espera que cambie muy pronto, esencialmente está haciendo campaña mientras viaja a Iowa, New Hampshire y otros estados clave para las primarias.