TAMPA, Fla. (WFLA) – Un hombre de Florida fue puesto tras las rejas el sábado después de que las autoridades dijeron que intencionalmente mató de hambre a sus perros mientras tenía una bolsa de comida frente a ellos.

El alguacil del condado de Brevard, Wayne Ivey, dijo que los agentes de la unidad de crueldad animal recibieron una llamada de un ciudadano preocupado por la situación a principios de septiembre, lo que los llevó a investigar.

Los agentes llegaron a la casa de Joseph Farkas, de 70 años, de Mims, donde encontraron a sus perros Katie y Darcy “demacrados y en un estado de parálisis” por haber estado casi muertos de hambre.

Ivey dijo que los agentes tuvieron que sacar a los perros de la casa para brindarles ayuda de emergencia.

“De hecho, sus condiciones eran tan desesperadas que Katie había estado paralizada en el piso de la residencia durante varios días y yacía en un charco de su propia orina”, dijo.

Katie sufrió quemaduras por acostarse en la orina ya que ni siquiera podía cambiar de posición, según los investigadores. Ivey dijo que Darcy estaba en una condición aún peor, que sufría una enfermedad de la piel y falla orgánica.

En el momento de su rescate, Katie pesaba solo 38.4 libras y Darcy pesaba 31.6 libras. El personal veterinario dijo que los dos perros pesaban muy por debajo de lo que se consideraría su peso saludable.

Ivey dijo que los agentes se enteraron de que mientras los perros se morían de hambre, Farkas mantuvo una bolsa de comida para perros sin abrir colocada contra una pared a la vista de los caninos que sufrían.

“¿Qué clase de persona enferma, demente y cruel le hace eso a un animal indefenso?” dijo Ivey.

El alguacil dijo que su personal determinó que esto causó estrés mental a los perros además de sus problemas físicos.

Farkas dijo que no creía que los perros necesitaran ayuda y al principio no mostró remordimiento, según la oficina del alguacil. Sin embargo, cuando llegaron los agentes para arrestarlo, Farkas se negó a abrir la puerta y trató de beber detergente para recibir atención médica.

“Bueno, lamento tu suerte, amigo, pero nuestro equipo pateó tu puerta mucho antes de que pudieras beber suficiente detergente líquido para lastimarte”, dijo Ivey.

El alguacil dijo que los perros se han recuperado y pueden caminar nuevamente, aunque todavía están delgados. Sin embargo, Darcy ha sido adoptada mientras que Katie está a punto de ser dada en adopción.