TAMPA, Fla. (WFLA) – Dos adolescentes en West Palm Beach perdieron los dedos en incidentes separados con fuegos artificiales el 4 de julio, según la policía.

WPTV, afiliada de NBC, informó que las dos víctimas eran un niño de 13 años y un niño de 15 años.

Según un portavoz de la policía, el niño de 13 años estaba lanzando fuegos artificiales en el estacionamiento de una tienda de conveniencia cuando voló “dos o tres dedos”. El adolescente fue llevado al St. Mary’s Medical Hospital por lesiones que no ponen en peligro su vida.

La policía también le dijo a WPTV que el joven de 15 años estaba jugando con fuegos artificiales cuando perdió el pulgar y el dedo medio. Un oficial y un transeúnte encontraron los dedos amputados del niño cuando lo llevaban a un hospital.

El fin de semana pasado, un hombre de Florida en el condado de Broward perdió la mano durante un incidente con fuegos artificiales.