TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) – La declaración de emergencia del gobernador Ron Desantis ante la masiva llegada de miles de cubanos y haitianos a Florida por vía marítima está dando de qué hablar. Y es que aunque Las oleadas migratorias de cubanos hacia el estado del sol no son nuevas, el dramático repunte de los últimos dos años ha puesto a la gente a cuestionarse si es hora de poner orden en la casa.

Regino Prado, un cubano que tiene viviendo 18 años en Tampa, fue uno de los que reaccionó a la declaración de emergencia del gobernador afirmando que “…tienen que tomar las medidas y tienen que aplicar porque si no vamos a tener un desorden en este país que nunca se había producido”.

Desantis busca detener el creciente flujo migratorio de cubanos y haitianos en las costas del estado a través de la asistencia de la Guardia Nacional e incluso de embarcaciones de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre.

“Está tomando las medidas que son necesarias para prevenir, para parar este éxodo incontrolado que trae más problemas que soluciones a nuestro estado”. Sostuvo Prado.

Y es que las cifras de migrantes que han llegado a la Florida por vía marítima son abrumadoras. En el caso de los cubanos, en solo un año, el incremento ha sido de 1.309 %, pasando de 838 encuentros con migrantes para el 2021 a 10.977 desde el 2022 hasta la fecha.

Para Jaimel Hernández, líder de Fantu Tampa, este incremento se ha dado por lo que considera una política de puertas abiertas del presidente Joe Biden, la cual tiene consecuencias directas en el país.”No están filtrándose, no están pasando por una embajada, un chequeo médico. No están pasando con antecedentes penales, está entrando mucha gente que está trabajando para la dictadura para ser aquí agentes de la seguridad del estado, infiltrada en Estados Unidos”.

Pero para la nicaraguense Marisol Rodríguez, detrás del decreto del gobernador y de las nuevas medidas migratorias del presidente Biden para detener la migracion de cubanos, nicaraguenses, haitianos y venezolanos en la frontera sur, hay miles de personas en necesidad. “Cuánta gente se acuesta sin comer, sin beber, llorando. No tienen a ningún familiar aquí que les pueda mandar un dolarito”.

Ella pide a las autoridades que tomen medidas considerando el aspecto humano. “El control y la ayuda tienen que ir de la mano. No podemos hacer a un lado a toda esta gente necesitada”.

En medio del decreto del gobernador y de las medidas de la administración Biden, hace minutos la Guardia Costera anunció la repatriación de otros 187 cubanos de vuelta a la isla.