TAMPA, Fla. (WFLA) – Sean Motta y nueve amigos navegaron desde Tampa a los Cayos de Florida para las fiestas.

“Decidimos pasar la víspera de Año Nuevo allí, así que 10 de nosotros en cuatro barcos diferentes nos fuimos”, dijo Motta, que ha navegado desde los 7 años. “Fue un gran viaje. Tuvimos un clima perfecto, una navegación hermosa”.

Mientras estaban en Dry Tortugas, el grupo fue testigo de barco tras barco, llenos de refugiados cubanos, que llegaban en la costa.

“Vimos a la mayoría de ellos tocar tierra. Entonces, Garden Key es el Cayo principal allí y luego Loggerhead está a un par de millas de distancia y vimos cómo una docena de balsas tocaron tierra”, dijo Motta.

Le llamó la atención lo duro que trabajaron los guardaparques para manejar la situación.

“El Servicio de Parques Nacionales simplemente hizo el trabajo más fantástico que puedas imaginar. Llevaron a la gente a tierra, les dieron todos los servicios médicos básicos, tenían comida y agua para cada uno de ellos, les proporcionaron comida, cuidaron de ellos, agregó Mota.

El alguacil del condado de Monroe, Rick Ramsey, dijo que su agencia estaba viendo un desembarco de inmigrantes cada semana o dos, pero ahora están viendo dos o tres aterrizajes por día.

El alguacil dijo que su agencia está abrumada: “No parece haber un plan del gobierno federal. Si pregunto, estoy seguro de que dirán que tienen un plan, pero nos gustaría verlo y lo tienen. No parece estar funcionando en este entorno”.

Emily Wagner era parte del grupo que partía de Tampa.

Dijo que notó cuántas personas estaban abarrotadas en pequeños botes para hacer la peligrosa travesía de Cuba a los Cayos.

“Así que simplemente piensas que debe ser su situación asumir ese riesgo”, dijo Wagner.