(AP) — Un agente actual de la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. (DEA) y un exsupervisor de la agencia fueron acusados el viernes de filtrar información policial confidencial a los abogados defensores en Miami a cambio de $70,000 en efectivo.

Una acusación de cinco cargos revelada en Nueva York acusa al agente, John Costanzo Jr., de aceptar sobornos para proporcionar información confidencial sobre investigaciones pendientes a Manny Recio, un exsupervisor de Miami que se retiró de la DEA hace más de dos años para trabajar como soldado investigador para los abogados defensores del área. Los fiscales federales alegan que Recio buscó la información para ayudar a reclutar nuevos clientes.

Usando un teléfono desechable que Recio compró para Costanzo, los dos hombres presuntamente coordinaron búsquedas ilegales de bases de datos criminales, ayudaron a objetivos de la DEA a engañar a los investigadores federales y ocultaron pagos hechos con el conocimiento de los abogados defensores de los sospechosos.

Costanzo supuestamente usó las ganancias del plan para reparar su Porsche, comprar boletos de avión y hacer un pago inicial de $ 50,000 en un condominio.

“Haz que se vea bien. Esto es treinta de los grandes aquí”, dijo Recio a Costanzo en una llamada telefónica grabada en 2019 en la que los dos discutieron un borrador de presentación a los fiscales en nombre de un objetivo, según documentos judiciales.

Un abogado de Recio no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios. El abogado de Costanzo, Marc L. Mukasey, dijo en un correo electrónico que “la teoría de este caso está equivocada y será reivindicado”.

Los cargos son el último ojo morado para la DEA, que se ha visto acosada por repetidos escándalos de mala conducta que han llevado a una creciente lista de exagentes tras las rejas. Apenas la semana pasada, otro exagente de la DEA en Arkansas fue sentenciado a más de 11 años de prisión por recibir miles de dólares en sobornos de un narcotraficante.

El caso también ha causado escalofríos en los círculos de narcodefensa muy unidos y ferozmente competitivos del sur de la Florida debido a los fuertes vínculos de Recio con las fuerzas del orden público federales y los abogados del sector privado bien pagados.

“La conducta alegada en la acusación viola el deber fundamental de los agentes de la ley de proteger y servir al público, en lugar de utilizar su acceso a información confidencial para enriquecerse”, dijo el fiscal federal de Manhattan, Damian Williams, en un comunicado.

En entrevistas con agentes del FBI en 2019, Costanzo y Recio negaron haber intercambiado algo de valor como parte del supuesto plan. Tales acciones habrían sido una violación flagrante de las normas de conducta de la DEA.

Los cargos surgieron de una investigación federal de larga duración realizada por el FBI y la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York, que hace más de dos años dio el paso inusual de interceptar a Recio como parte de una investigación sobre el flujo de información entre la DEA y abogados de Miami que representan a narcotraficantes y lavadores de dinero de Colombia.

El FBI intervino a Recio durante al menos tres meses mientras trabajaba en su trabajo posterior a la jubilación como investigador privado para los abogados defensores.

Como parte de los tratos turbios, en un momento emitió un cheque de $2,500 a una empresa de la que era copropietario un miembro anónimo de la familia de Costanzo, según documentos judiciales. El pago parece haber sido utilizado por Costanzo para reparar un Porsche de su propiedad, según un intercambio de correos electrónicos sobre el vehículo entre el agente de la DEA y un abogado defensor anónimo del suburbio de Coral Gables en Tony Miami con quien Recio estaba trabajando como privado. investigador.

En 2019, el mismo miembro de la familia recibió $50,000 de una empresa propiedad de un detective de la policía local de Florida cuyo nombre tampoco se menciona. Los fondos fueron utilizados por Costanzo para el pago inicial de un condominio, según la acusación.

Además de verificar la base de datos, Costanzo presuntamente ayudó a Recio en su trabajo con otro abogado del área de Miami que representaba a un acusado. Cuando los fiscales se enteraron de que el acusado había borrado información de su teléfono celular, Costanzo supuestamente sugirió que engañara a los investigadores afirmando falsamente que había borrado la información porque no quería que el gobierno viera fotos de su esposa desnuda.

El abogado defensor de Recio, Phil Reizenstein, dijo previamente a AP que el trabajo de Recio en los casos había sido “impecable”.

“No me preocupa que haya hecho algo que esté cerca de ser ilegal”, dijo Reizenstein en ese momento. “Se ha mantenido a sí mismo con los más altos estándares y los mismos ideales respetuosos de la ley en su trabajo privado”.

Recio terminó sus más de dos décadas con la DEA como agente especial adjunto a cargo de la división de campo de la agencia en Miami, especializándose en casos relacionados con finanzas ilícitas. Inmediatamente después de jubilarse, lanzó una empresa con sede en Miami llamada Global Legal Consulting, que según su sitio web ofrece investigaciones privadas, soluciones contra el lavado de dinero y otros servicios legales.

Recio alguna vez supervisó investigaciones de lavado de dinero altamente sensibles que involucraban a José Irizarry, un destacado ex agente de la DEA en la oficina de Miami que fue sentenciado en diciembre a más de 12 años en una prisión federal por conspirar para lavar dinero con un cartel colombiano y usar su placa para construir un lujoso estilo de vida de autos caros, fiestas en yates y joyería Tiffany. Antes de ser encerrado, Irizarry culpó a la DEA por fomentar una cultura de corrupción y aceptación de obsequios que, según dijo, lo insensibilizó sobre las implicaciones de violar la ley.

La DEA dijo en un comunicado que sus agentes “son responsables de proteger la seguridad y la salud de las comunidades a las que servimos y de defender el estado de derecho. No se tolerará una conducta que sea incompatible con esa responsabilidad”.