LONDRES (AP) — Funcionarios de salud británicos que investigan la causa de un aumento en la hepatitis aguda, o inflamación del hígado, entre los niños dijeron que hay cada vez más evidencia de que está relacionado con un virus común.

La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido ha registrado 111 casos de hepatitis inexplicable en niños menores de 10 años desde enero. Diez de los niños necesitaban trasplantes de hígado. La agencia de salud de la ONU dijo que hasta ahora ha recibido informes de al menos 169 casos de “hepatitis aguda de origen desconocido” y que se ha informado de una muerte.

Si bien no está claro qué está causando las enfermedades, el principal sospechoso es el adenovirus, que se detectó en el 75% de los casos confirmados analizados, dijo la agencia del Reino Unido en un comunicado el lunes.

El adenovirus, un grupo común de virus, ahora circula en los niños a niveles superiores al promedio después de haber caído a niveles inusualmente bajos durante la pandemia. Una vía de investigación que se está explorando es que el brote puede estar relacionado con un aumento en las infecciones virales comunes después de que se eliminaron las restricciones de COVID-19. Los niños que no estuvieron expuestos al adenovirus en los últimos dos años ahora pueden verse más afectados cuando están expuestos a los virus.

“La información recopilada a través de nuestras investigaciones sugiere cada vez más que este aumento de la hepatitis de inicio repentino en los niños está relacionado con la infección por adenovirus”, dijo la Dra. Meera Chand, directora de infecciones clínicas y emergentes de UKHSA. “Sin embargo, estamos investigando a fondo otras posibles causas”.

Chand presentó los datos británicos el lunes durante una sesión de emergencia del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas en Lisboa.

Los virus habituales que causan la inflamación hepática infecciosa (hepatitis A a E) no se detectaron en ninguno de los 111 casos que se investigan en el Reino Unido. Las víctimas sufrieron síntomas como ictericia, diarrea y dolor abdominal.

El hígado procesa los nutrientes, filtra la sangre y combate las infecciones. La hepatitis puede poner en peligro la vida si no se trata.

Hay docenas de adenovirus, muchos asociados con síntomas similares a los del resfriado, fiebre, dolor de garganta y conjuntivitis.

Las autoridades estadounidenses dijeron a principios de este mes que estaban investigando un grupo de casos de hepatitis inexplicables diagnosticados en nueve niños de Alabama que también dieron positivo por adenovirus. Los funcionarios están explorando un enlace a una versión en particular, el adenovirus 41, que normalmente se asocia con la inflamación intestinal.

Los funcionarios de salud pública del Reino Unido descartaron cualquier vínculo con las vacunas COVID-19 y dijeron que ninguno de los niños afectados fue vacunado.