(KTLA) – Un jurado federal otorgó el miércoles a la viuda de Kobe Bryant, Vanessa Bryant, y a otro demandante $ 31 millones en daños combinados derivados de fotografías gráficas tomadas y compartidas de la escena del accidente de 2020 que mató a la estrella de Los Angeles Lakers, su hija, y otras siete personas.

Los nueve miembros del jurado que emitieron el veredicto unánime coincidieron con Vanessa Bryant y sus abogados en que los agentes y los bomberos que tomaron y compartieron fotos de los restos de Kobe Bryant y su hija Gianna, de 13 años, invadieron su privacidad y le provocaron angustia emocional.

“El 26 de enero de 2020 fue el peor día en la vida de Vanessa Bryant. El condado lo empeoró mucho”, dijo el abogado de Vanessa Bryant, Luis Li, al jurado en su declaración de apertura a principios de este mes. “Vertieron sal en una herida abierta y la frotaron”.

El jurado deliberó durante cuatro horas y media antes de llegar al veredicto. Vanessa Bryant lloró en silencio mientras se leía.

El condado de Los Ángeles ya acordó pagar $2.5 millones para resolver un caso similar presentado por dos familias cuyos parientes murieron en el accidente.

Vanessa Bryant y Chris Chester, cuya esposa, Sara, y su hija Payton también murieron, se negaron a llegar a un acuerdo. Bryant recibirá $16 millones mientras que Chester recibió $15 millones.

Accidente de Kobe Bryant Fotos
ARCHIVO – Bomberos trabajan en la escena de un accidente de helicóptero donde murió la ex estrella de baloncesto de la NBA, Kobe Bryant, en Calabasas, California, el 26 de enero de 2020. (AP Photo/Mark J. Terrill, File)

El viernes, Bryant testificó entre lágrimas que la noticia de las fotos agravó su dolor aún crudo un mes después de perder a su esposo e hija, y que todavía tiene ataques de pánico al pensar que todavía podrían estar ahí afuera.

“Vivo con miedo todos los días de estar en las redes sociales y que aparezcan estos”, dijo al jurado. “Vivo con miedo de que mis hijas estén en las redes sociales y estas aparezcan”.

Kobe Bryant, su hija Gianna de 13 años y otros padres y jugadoras volaban a un torneo de baloncesto femenino cuando su helicóptero fletado se estrelló en las colinas de Calabasas el 26 de enero de 2020.

Los funcionarios federales de seguridad culparon al error del piloto.

Durante el juicio, Li mostró al jurado un video de seguridad de un ayudante del alguacil fuera de servicio bebiendo en un bar y mostrándole las fotos al cantinero, quien sacudió la cabeza consternado. El abogado luego mostró una imagen de los hombres riéndose juntos más tarde.

Li describió a los bomberos mirando las fotos del teléfono dos semanas después en un banquete de premios, y le mostró al jurado un cuadro animado que documentaba su propagación a casi 30 personas.

Un abogado del condado defendió la toma de fotografías como una herramienta esencial para los socorristas que buscan compartir información cuando pensaban que aún podrían salvar vidas en la escena del accidente caótica, peligrosa y de difícil acceso.

No se supo de inmediato si el condado de Los Ángeles apelará el veredicto.

Associated Press contribuyó a este informe.