FORT LAUDERDALE, Florida, EE.UU. (AP) — Una piloto de Southwest Airlines está demandando a la compañía, a su sindicato y a un excolega que se declaró culpable el año pasado de cerrar con llave la puerta de la cabina durante un vuelo y desnudarse frente a ella.

Christine Janning alega que Southwest tomó represalias y la castigó después de que ella denunció a Michael Haak a la compañía y al FBI, que lo mantuvo empleado a pesar de un presunto historial de conducta sexual inapropiada y que los gerentes la menospreciaron en memorandos.

También alega que la Asociación de Pilotos de Southwest Airlines conspiró con la aerolínea y se negó a apoyarla. Está demandando a Haak por agresión sexual. Se declaró culpable el año pasado de un cargo federal menor de cometer un acto lascivo, indecente u obsceno y fue sentenciado a libertad condicional.

El abogado de Haak, Michael Salnick, dijo el miércoles que su cliente se desvistió solo después de que Janning lo alentó y nunca hizo nada más. Southwest dijo que apoyaba a Janning y que se “defenderá enérgicamente” de la demanda. El sindicato no respondió a una llamada telefónica en busca de comentarios.

The Associated Press normalmente no identifica a las personas que dicen ser víctimas de delitos sexuales, pero Janning, a través de su abogado, aceptó el uso de su nombre.

Según la demanda presentada la semana pasada en el condado de Orange, Florida, Janning nunca conoció a Haak antes de agosto de 2020, cuando ella era su copiloto en un vuelo de Filadelfia a Orlando. Ella dice que Haak, un veterano de 27 años de la aerolínea, había usado sus derechos de antigüedad el día anterior para despedir a otro piloto que estaba programado para comandar el vuelo. Janning cree que eso se debe a que vio que una mujer era la copiloto programada.

Janning dijo que cuando alcanzaron la altitud de crucero, Haak le dijo que este era su último vuelo y que quería hacer algo antes de jubilarse.

Ella dijo que él cerró la puerta para que ninguna azafata pudiera entrar. Luego puso el avión en piloto automático, se quitó la ropa, comenzó a ver pornografía en su computadora portátil y cometió un acto lascivo durante 30 minutos mientras tomaba fotos y videos de sí mismo.

Salnick dijo que fue Janning quien le preguntó a Haak si quería hacer algo antes de retirarse. Cuando él respondió que quería volar desnudo, ella le dijo que siguiera adelante y luego le hizo insinuaciones sexuales después de que él se desnudó, dijo Salnick. Dijo que Haak los rechazó y negó rotundamente que se produjera un acto lascivo.

En su audiencia de sentencia el año pasado, Haak calificó el incidente como “una broma consensuada” que se salió de control.

El abogado de Janning, Frank Podesta, negó que ella alentara a Haak o hiciera insinuaciones.

Janning dijo en la demanda que estaba “horrorizada”, pero siguió volando el avión mientras tomaba fotos “para crear un registro”. El avión aterrizó a salvo.

Y ese no fue el último vuelo de Haak: voló durante tres semanas más.

Mientras tanto, Janning no denunció el incidente a un investigador de relaciones con los empleados de Southwest hasta tres meses después. Ella dijo que esperó porque su jefe la había menospreciado con un colega masculino anteriormente. Dijo que le pidió al investigador que no informara a su jefe, pero lo hizo.

Janning dice que pronto le dijeron que debido a que Haak se había jubilado, la investigación de la aerolínea estaba cerrada. Janning luego fue al FBI, quien acusó a Haak. Ella alega que Southwest había enviado a Haak a un centro de asesoramiento sobre acoso sexual de Montreal después de un incidente de 2008 que involucró a una azafata.

Janning dijo que, como represalia por el informe del FBI, estuvo castigada durante más de tres meses, lo que le costó parte de su salario. Luego se le pidió que tomara un entrenamiento de simulador de vuelo “innecesario” antes de que pudiera volver a trabajar.

También dijo que el día que estuvo en tierra, la aerolínea la dejó varada en Denver y el FBI tuvo que reservarle un vuelo de United Airlines para que pudiera regresar a Florida. Ella dijo que un gerente de Southwest envió un memorando a más de 25 empleados “que hicieron acusaciones sin fundamento” sobre su competencia de vuelo.

Southwest negó las acusaciones de Janning y dijo que “inmediatamente apoyamos (a Janning) cooperando con las agencias externas apropiadas mientras investigaban”.

“Nuestra cultura corporativa se basa en tratar a los demás con respeto mutuo y dignidad, y los eventos alegados en esta situación son inconsistentes con el comportamiento que exigimos de nuestros empleados”, se lee en el comunicado.

Ella dijo que cuando se puso en contacto con el sindicato, sus líderes no hicieron nada para ayudarla, pero escribieron una carta al juez de Haak durante su caso de delito menor diciendo que tenía un historial “impecable”.

No se han programado audiencias.