( NewsNation ) — Una nueva investigación de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign muestra que los niños de 24 meses que pasaban menos de 60 minutos mirando pantallas cada día tenían mejores habilidades de funcionamiento ejecutivo que los que no lo hacían.

También se descubrió que los niños pequeños que realizaban actividad física diaria tenían una mejor función ejecutiva, lo que, según Naiman Khan, profesor de kinesiología y salud comunitaria, involucra las habilidades de las personas para participar en comportamientos dirigidos a objetivos.

Khan, quien dirigió el estudio con la profesora de ciencia de los alimentos y nutrición humana Sharon Donovan y el estudiante graduado Arden McMath, dijo que la función ejecutiva incluye habilidades como regular los pensamientos, las emociones y el comportamiento; la memoria de trabajo y cambiar la atención entre tareas o demandas competitivas.

“Descubrimos que los niños pequeños que pasaban menos de 60 minutos frente a la pantalla por día tenían una capacidad significativamente mayor para controlar activamente su propia cognición que aquellos que pasaban más tiempo mirando teléfonos, tabletas, televisores y computadoras”, dijo McMath en un artículo de la Universidad. “Tenían un mayor control inhibitorio, memoria de trabajo y función ejecutiva general”.

Las familias de los 356 niños pequeños que participaron en la nueva investigación también participan en el estudio de cohorte STRONG KIDS 2 de la Universidad de Illinois, según un artículo escrito por la universidad.

STRONG KIDS 2 sigue a los niños desde el nacimiento hasta los 5 años y analiza los factores que predicen sus hábitos dietéticos y trayectorias de peso. El estudio utiliza encuestas de padres y datos sobre los niños recopilados ocho veces durante cinco años, según la Universidad de Illinois.

Las encuestas piden a los padres que informen sobre los hábitos diarios de sus hijos, incluido el tiempo frente a la pantalla, qué tan activos eran físicamente, si comían suficientes porciones de frutas y verduras y su consumo de bebidas azucaradas.

Los padres también respondieron a una encuesta sobre la capacidad de sus niños pequeños para organizar sus pensamientos, regular sus respuestas emocionales, inhibir impulsos, recordar información y cambiar la atención entre tareas.

McMath dijo que una solución para pasar demasiado tiempo frente a la pantalla es alentar a los niños a reemplazar su tiempo frente al iPad o la televisión con otras actividades.

“Ir al patio de recreo siempre es bueno. Exponerlos a varios tipos de actividad física es bueno”, dijo McMath el martes en “Morning in America” de NewsNation. “Porque obviamente, todos tendrán sus propias preferencias a medida que crezcan”.