(NEXSTAR) – Un hombre de Arkansas cuya historia llegó a los titulares nacionales cuando recuperó la conciencia después de casi dos décadas en coma murió a la edad de 57 años, según su obituario.

Un accidente automovilístico en 1984 dejó a Terry Wayne Wallis, de Big Flat, en coma durante 19 años hasta que sorprendió a familiares y médicos en 2003 al recuperar la conciencia y hablar.

“Comenzó con ‘mamá’ y la sorprendió y luego fue ‘Pepsi’ y luego fue ‘leche'”, dijo la directora social del Centro de Rehabilitación y Enfermería del Condado de Stone, Alesha Badgley, a Associated Press poco después de que Wallis recuperara la conciencia.

Wallis viajaba con un amigo cuando el vehículo en el que viajaban se salió de la carretera y se metió en un arroyo, matando a su amigo y dejándolo en coma.

El accidente dejó a Wallis incapaz de usar sus extremidades, pero su vocabulario volvió de manera constante y pronto estaba hablando casi “sin parar”, dijo el padre de Wallis, Jerry Wallis, a AP.

Para Wallis, sin embargo, el mundo se detuvo con el accidente: creía que Ronald Reagan todavía era presidente y solicitó una llamada a su abuela, que había muerto varios años antes. Incluso recitó su número de teléfono de memoria.

ARKANSAS – MARZO DE 1984: (ARCHIVO) Foto familiar de Terry Wallis y su esposa Sandra en marzo de 1984. Terry Wallis recientemente comenzó a hablar después de pasar 19 años en coma debido a un accidente automovilístico en julio de 1984. (Foto cortesía de la familia/Getty Images)

Wallis se hizo conocido como “El hombre que durmió durante 19 años”, y su notable historia fue fuente de numerosas noticias y artículos médicos a lo largo de los años, según su obituario.

“Su madre y toda su familia lo cuidaron sin descanso durante su coma y después”, según su obituario. “Su familia lo llevaba a casa en fines de semana alternos durante años. Los médicos creen que esta estimulación contribuyó a su período de despertar”.

“Disfrutaba comer cualquier cosa en cualquier momento y le encantaba beber Pepsi” y es recordado por su “maravilloso sentido del humor”.

“Terry fue un gran bromista y le encantaba bromear con su hermana”, continúa el obituario. “Su familia extrañará mucho su maravilloso sentido del humor”.

A Wallis le sobrevive su hija, Amber, que nació poco antes del accidente, así como su padre y sus nietos.

Wallis murió el martes 29 de marzo en Advanced Care en Searcy, Arkansas, según el obituario.