WASHINGTON (AP) — Steve Bannon, un antiguo aliado del expresidente Donald Trump, fue sentenciado el viernes a cumplir cuatro meses tras las rejas luego de desafiar una citación del comité de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

El juez permitió que Bannon permaneciera en libertad pendiente de apelación y también impuso una multa de $6,500 como parte de la sentencia. Bannon fue condenado en julio por dos cargos de desacato al Congreso: uno por negarse a rendir declaración y el otro por negarse a proporcionar documentos.

El juez federal de distrito Carl Nichols dictó la sentencia después de decir que la ley dejaba claro que el desacato al Congreso está sujeto a una sentencia mínima obligatoria de al menos un mes tras las rejas. Los abogados de Bannon habían argumentado que el juez podría haberlo sentenciado a libertad condicional. Los fiscales habían pedido que Bannon fuera enviado a la cárcel por seis meses.

El panel de la Cámara había buscado el testimonio de Bannon sobre su participación en los esfuerzos de Trump para anular las elecciones presidenciales de 2020. Bannon aún tiene que testificar o proporcionar algún documento al comité, escribieron los fiscales.

Los fiscales argumentaron que Bannon, de 68 años, merecía una sentencia más larga porque había seguido una “estrategia de mala fe” y sus declaraciones públicas en las que menospreciaba al comité mismo dejaron en claro que quería socavar sus esfuerzos para llegar al fondo del ataque violento y mantener cualquier cosa como que vuelva a suceder.