COLORADO SPRINGS, Colorado, EE.UU. (AP) — El sospechoso acusado de ingresar a un club nocturno gay de Colorado vestido con chaleco antibalas y abrir fuego con un rifle estilo AR-15, matando a cinco personas e hiriendo a otras 17, también fue acusado formalmente de delitos de odio el martes.

Anderson Lee Aldrich, de 22 años, se sentó erguido en una silla durante la audiencia y parecía alerta. En una comparecencia anterior ante el tribunal, solo unos días después del tiroteo, la cabeza y el rostro del acusado estaban cubiertos de moretones y los abogados tuvieron que pedirle a Aldrich que respondiera a las preguntas de un juez.

Los investigadores dijeron que Aldrich ingresó al Club Q, un santuario para la comunidad LGBTQ en la ciudad mayoritariamente conservadora de Colorado Springs, justo antes de la medianoche del 19 de noviembre y comenzó a disparar durante la celebración del cumpleaños de una drag queen. El asesinato se detuvo después de que los clientes tiraron al suelo al sospechoso, golpeando a Aldrich hasta que se sometió, dijeron.

Aldrich había sido detenido por cargos de delitos de odio, pero los fiscales habían dicho anteriormente que no estaban seguros de si esos cargos se mantendrían porque necesitaban evaluar si había evidencia adecuada para demostrar que era un delito motivado por prejuicios.

El fiscal de distrito Michael Allen había señalado que los cargos de asesinato conllevarían la pena más severa, probablemente cadena perpetua, pero también dijo que era importante mostrarle a la comunidad que los delitos motivados por prejuicios no se toleran si hay pruebas que respalden el cargo.

Aldrich, que no es binario de acuerdo con los documentos judiciales de la defensa, fue arrestado en el club por la policía. No han presentado un alegato ni hablado sobre los hechos.

Según testigos, Aldrich disparó primero a las personas reunidas en el bar del club antes de disparar balas en la pista de baile durante el ataque, que se produjo en la víspera de un día anual de conmemoración de las personas transgénero perdidas por la violencia.

Más de un año antes del tiroteo, Aldrich fue arrestado acusado de hacer una amenaza de bomba que condujo a la evacuación de unas 10 casas. Aldrich amenazó con dañar a su propia familia con una bomba casera, municiones y múltiples armas, dijeron las autoridades en ese momento. Aldrich fue encarcelado bajo sospecha de delito grave de amenaza y secuestro, pero aparentemente el caso se selló más tarde y no está claro qué pasó con los cargos. No hay indicios públicos de que el caso condujera a una condena.

El video del timbre de la puerta obtenido por AP muestra a Aldrich llegando a la puerta principal de su madre con una gran bolsa negra, diciéndole que la policía estaba cerca y agregando: “Aquí es donde estoy. Hoy me muero.”