NUEVA YORK (AP) — El hombre acusado de perpetrar el ataque en el metro de Brooklyn de esta semana fue detenido sin derecho a fianza, y los fiscales dicen que aterrorizó a “toda la ciudad”.

Frank James fue arrestado en Manhattan el miércoles, un día después del ataque, e hizo su primera aparición en la corte federal el jueves. Las autoridades dijeron que lanzó bombas de humo y docenas de balas en un tren lleno de pasajeros matutinos, disparándole a 10 personas. Se esperaba que todos sobrevivieran.

Los investigadores continúan examinando el posible motivo que tuvo el hombre de 62 años.

James está acusado de un delito federal de terrorismo, que se relaciona con ataques violentos a los sistemas de transporte público. No hay evidencia que lo conecte con organizaciones terroristas, internacionales o de otro tipo, en este momento, dicen las autoridades.

ESTA ES UNA ACTUALIZACIÓN DE ÚLTIMA HORA. La historia anterior de AP sigue a continuación.

NUEVA YORK (AP) — Se espera que el hombre acusado de abrir fuego contra un tren subterráneo abarrotado en Brooklyn comparezca por primera vez en la corte el jueves mientras los investigadores continúan examinando su posible motivo.

Frank James, de 62 años, fue arrestado en Manhattan el miércoles, un día después del ataque. Las autoridades dicen que lanzó bombas de humo y docenas de balas en un tren lleno de pasajeros matutinos, disparando a 10 personas.

“Disparó aproximadamente 33 rondas a sangre fría contra pasajeros aterrorizados que no tenían adónde correr ni dónde esconderse”, escribieron los fiscales federales el jueves en documentos judiciales pidiendo que James sea detenido sin derecho a fianza.

Llamaron al tiroteo premeditado y calculado, diciendo que James usaba un casco y una chaqueta estilo trabajador de la construcción como disfraz y luego se los quitó después de los disparos para evitar que lo reconocieran. Los fiscales sugirieron que James tenía los medios para llevar a cabo más ataques, y señalaron que tenía municiones y otros artículos relacionados con armas en una unidad de almacenamiento de Filadelfia.

Un abogado designado para representarlo no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios. James no respondió a los gritos de los reporteros el miércoles cuando lo condujeron desde un recinto policial a un automóvil que se dirigía a un centro de detención federal.

Las autoridades dicen que una gran cantidad de evidencia conecta a James con el ataque. Su tarjeta de crédito y la llave de una camioneta que había alquilado fueron encontradas en la escena del tiroteo. Los oficiales también encontraron la pistola que dijeron que se usó en el tiroteo; los registros de rastreo muestran que James compró el arma a un comerciante de armas con licencia en Ohio en 2011.

Los investigadores estaban examinando muchas horas de videos que James publicó en las redes sociales, incluido uno un día antes del ataque, en el que pronunció diatribas llenas de blasfemias sobre el racismo, el trato que la sociedad da a los negros, la falta de vivienda y la violencia. También habló sobre su historial de tratamiento psiquiátrico y se quejó de que el alcalde de Nueva York está lidiando con personas sin hogar en el metro y con la violencia armada.

James nació y se crió en la ciudad de Nueva York, pero se mudó a Milwaukee. Recientemente se había ido de Wisconsin y había vivido brevemente en Filadelfia.