(NewsNation) — El sospechoso de apuñalamiento de Idaho, Bryan Kohberger, aún no se ha declarado culpable, pero los fiscales ya dicen que no podrá usar la declaración de inocencia por insensatez.

Durante una aparición en “Prime” de NewsNation, la exagente de la CIA y el FBI Tracy Walder habló sobre cómo la defensa por locura o insensatez no ha estado disponible en Idaho desde 1982, cuando el estado abolió su uso.

“En realidad no puede usarlo en Idaho”, dijo Walder. “Creo que estamos tan acostumbrados a escuchar sobre eso porque muchos estados lo permiten”.

Eso no significa que su estado mental no pueda ser tomado en cuenta en la corte, dijo Walder.

“Y en este caso, creo que su estado mental puede significar algo para la defensa”, dijo. “Sin embargo, no pueden usarlo en una declaración de culpabilidad. Y tenemos que tener mucho cuidado con eso. Porque el hecho de que puedas sufrir algún tipo de enfermedad mental no te convierte en un asesino”.

Kohberger tendrá una audiencia preliminar a fines de junio cuando los fiscales tratarán de mostrarle al juez que tienen pruebas suficientes para justificar los cargos por delitos graves. El estudiante graduado de la Universidad Estatal de Washington de 28 años está acusado de cuatro cargos de asesinato y robo en primer grado.

Los asesinatos del 13 de noviembre de Madison Mogen, Kaylee Goncalves, Xana Kernodle y Ethan Chapin dejaron a la comunidad rural de Moscow, Idaho, afligida y asustada, lo que llevó a casi la mitad de los estudiantes universitarios a abandonar la ciudad por la seguridad percibida de los cursos en línea.

Pasaron semanas sin un sospechoso identificado y se dieron a conocer pocos detalles , pero el 30 de diciembre Kohberger, un estudiante de posgrado que estudia criminología en la universidad ubicada a solo 10 millas (16 kilómetros) de distancia, fue arrestado en la casa de sus padres en el este de Pensilvania. Kohberger fue extraditado a Idaho la semana pasada.

Los estudiantes de la Universidad de Idaho regresaron de las vacaciones de invierno para comenzar las clases la semana pasada, muchos de ellos se reunieron por primera vez desde que la noticia del ataque se extendió por todo el campus.

Se respiraba un sentimiento general de alivio, dijo el miércoles la portavoz de la universidad, Jodi Walker.

“Los estudiantes han regresado y las inscripciones se ven bien”, dijo Walker. “Creo que todos están felices de estar de vuelta dadas las circunstancias. Están aliviados de que se haya realizado un arresto y listos para concentrarse en el semestre”.

Associated Press contribuyó a este informe.