DES MOINES, Iowa, EE.UU. (AP) — ¿Crees que tienes una buena oportunidad para ganar el premio mayor del Powerball estimado en $1,200 millones el miércoles por la noche?

Si es así, debes decidir si te llevas el premio en efectivo, que en realidad sería de $596.7 millones, o si eliges la opción de anualidad de $1.2 mil millones que es el doble pero se paga durante 29 años.

Los ganadores de premios mayores gigantes casi siempre se llevan el dinero en efectivo, y los asesores financieros dicen que eso podría ser un error.

Nicholas Bunio, un planificador financiero certificado de Downingtown, Pensilvania, dijo que incluso con su experiencia, aceptaría una anualidad porque reduciría drásticamente su riesgo de tomar malas decisiones de inversión.

“Te permite cometer un error aquí y allá”, dijo Bunio. “La gente no entiende que existe un potencial de pérdida. Solo se enfocan en el potencial de ganancia”.

La brecha entre las opciones de efectivo y de anualidades se ha vuelto más grande porque la inflación ha provocado un aumento en las tasas de interés, lo que a su vez resulta en ganancias de inversión potencialmente mayores. Con las anualidades, el dinero del premio mayor se invierte esencialmente y luego se paga a los ganadores durante tres décadas.

Según el plan de anualidad, los ganadores recibirán un pago inmediato y luego 29 pagos anuales que aumentarán un 5% cada año hasta alcanzar finalmente el total de $1,200 millones.

Los ganadores de la lotería que aceptan efectivo no quieren esperar por sus ganancias o piensan que pueden invertir el dinero y terminar con más dinero del que ofrecería una anualidad. Es lo que casi siempre hacen los mayores ganadores, incluidos los compradores de un boleto de Mega Millions en Illinois en julio que dio como resultado un premio de $1,337 mil millones.

Como dijo Jeremy Keil, un asesor financiero de New Berlin, Wisconsin: “No hay mala elección”.

Keil dijo que la anualidad de Powerball supone una ganancia de inversión del 4.3% del premio en efectivo del premio mayor.

“Si cree que puede superar el 4.3%, debe tomar el efectivo”, dijo Keil. “Si no lo hace, tome la anualidad”.

Mientras compraba cinco boletos de Powerball en una gasolinera Speedway en Minneapolis, Teri Thomas, de 58 años, dijo que preferiría aceptar el premio en efectivo porque no cree que vivirá lo suficiente para cobrar una anualidad de más de 29 años.

“Y prefiero hacer todas mis buenas obras de inmediato y sentirme bien con las donaciones”, dijo Thomas, y agregó que donaría a grupos que realizan investigaciones médicas para niños y ayudarían a veteranos, personas sin hogar y animales.

Charles Williams de Chicago, quien compra un boleto de Powerball cada semana y siempre juega los mismos números, insistió en que tomaría la opción en efectivo.

“Quiero todo el dinero. Quiero el retiro y luego lo voy a gastar como quiero porque no hay nada garantizado en la vida”, dijo Williams.

Por supuesto, es bueno tener en cuenta que su probabilidad de ganar el premio mayor es increíblemente pequeña, de 1 en 292.2 millones. Es por eso que nadie ha ganado el premio mayor de Powerball desde el 3 de agosto, lo que resultó en 38 sorteos consecutivos sin un ganador del premio mayor.

Todas esas pérdidas han permitido que el premio mayor de Powerball crezca hasta convertirse en el cuarto más grande en la historia de EE.UU. Si nadie gana el miércoles por la noche, el premio mayor podría convertirse en el más grande de la historia, superando un premio Powerball de $1,586 mil millones ganado por tres poseedores de boletos en 2016.

Los funcionarios instan a cualquiera que tenga la suerte de ganar un premio mayor de Powerball a consultar a un asesor financiero, mientras mantiene seguro ese valioso boleto, antes de presentarse en una oficina de lotería para recibir un cheque de gran tamaño.

Matt Chancey, asesor de inversiones en Tampa, Florida, dijo que ciertamente tiene sentido. Pero Chancey también instó a los ganadores a entender que si los asesores ganan un porcentaje de la inversión de todo ese dinero, tienen un interés financiero en cómo se paga el dinero y deben tener claro cualquier posible conflicto.

“Si vas a una persona financiera y le dices que quieres invertir $1 mil millones, la persona financiera dirá toma los $600 millones y pagaremos impuestos sobre ellos, te quedarán $300 millones y los invertiré por usted”, dijo Chancey. “Ese asesor de inversiones obtendrá honorarios por administrar ese dinero”.

Chancey dijo que los inversionistas talentosos probablemente podrían ganar más dinero que el pagado a través de una anualidad, pero existe el riesgo y los asesores deben ser abiertos sobre su ganancia potencial dependiendo de las elecciones de los ganadores del premio mayor.

Powerball se juega en 45 estados, así como en Washington, DC, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE. UU.