(The Hill) – El Servicio Secreto está gastando más de $30,000 cada mes en alquilar una mansión en Malibú en California para proteger al hijo del presidente Biden, Hunter Biden, según un nuevo informe de ABC News.

Hunter Biden, quien está bajo investigación federal por sus negocios en el extranjero, se ha quedado en Malibú durante la presidencia de su padre, gastando $20,000 de su propia riqueza cada mes para alquilar una mansión, según el informe. El Servicio Secreto, la agencia encargada de proteger al presidente y su familia, gasta aún más dinero al mes en una mansión cercana para protegerlo.

Las fuentes le dijeron a ABC News que el Servicio Secreto eligió la mansión, donde vive y trabaja un equipo de agentes, para estar lo más cerca posible de Hunter Biden.

“Debido a la necesidad de mantener la seguridad operativa, el Servicio Secreto de EE.UU. no comenta sobre los medios, métodos o recursos para llevar a cabo nuestras operaciones de protección”, escribió el Servicio Secreto a The Hill en un correo electrónico cuando se le pidió que confirmara el informe.

Este informe llega cuando se intensifica la investigación sobre Hunter Biden.

Su trabajo en países de Europa y Asia, pero especialmente en Ucrania, estuvo bajo escrutinio durante la carrera presidencial de 2020 y ayudó a desencadenar el primer juicio político contra el expresidente Trump. Trump le pidió al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky que buscara información sobre Hunter Biden y Joe Biden en una llamada telefónica en el centro de la controversia.

El gobierno de EE.UU. está investigando si Hunter Biden violó la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA).

La Casa Blanca ha expresado su confianza en que Hunter Biden no ha violado ninguna ley.

En las últimas semanas, las principales organizaciones de noticias también confirmaron la autenticidad de algunos de los correos electrónicos encontrados en la computadora portátil de Hunter Biden, de 2009 a 2019, cuando actuó como consultor de empresas en China y Ucrania. Algunos de los correos electrónicos incluían información sobre negocios en el extranjero. La computadora portátil ahora está en posesión del FBI.

Los altos costos de proteger a las primeras familias no son exclusivos de los Biden. Según un nuevo informe de The Daily Beast, el Servicio Secreto gastó 1.3 millones de dólares en protección para el presidente Trump y su familia desde que abandonaron la Casa Blanca.

Los republicanos han vuelto a atacar a Hunter Biden. Los legisladores republicanos en la Cámara y el Senado señalaron la semana pasada que presionarán al gobierno para obtener más información sobre las acciones de Hunter Biden, lo que indica una posible línea de ataque si retoman la Cámara y el Senado este otoño.