TECATE, Baja California (Informe Fronterizo) — Un sacerdote católico que sirvió durante más de 20 años en la iglesia San Judas Tadeo en Tecate, Baja California, fue encontrado muerto junto con otro hombre el 17 de mayo.

José Guadalupe Rivas Saldaña había sido reportado como desaparecido dos días antes.

También dirigió un refugio para migrantes en la ciudad de Tecate llamado “Casa del Migrante” y se dice que fue un ferviente defensor de los migrantes.

Tecate se encuentra justo al sur de la frontera, a unas 40 millas al sureste del centro de San Diego.

Según los informes publicados, Rivas Saldaña murió por aparentes heridas en la cabeza.

También hubo señales de que el sacerdote había sido torturado, según Infovaticana, una agencia de noticias con sede en el Vaticano en Roma.

Un día después de que se encontrara el cuerpo de Rivas Saldaña, el líder de la Arquidiócesis de Tijuana, el arzobispo Francisco Moreno Barrón, rezó durante un servicio religioso en las redes sociales diciendo que el sacerdote fallecido había sido “devuelto a la casa del Padre”. También oró por la región afirmando que estaba “sumergida en un clima de violencia”.

Durante una entrevista con medios de comunicación en Tijuana, Moreno Barrón exigió a la Procuraduría General de Justicia de Baja California encontrar a los responsables del asesinato.

No se ha identificado a ningún sospechoso y el martes se desconocían los detalles sobre el otro hombre hallado muerto.

Según un documental producido por Vatican News, al menos 47 trabajadores pastorales dentro de la iglesia católica han sido asesinados en México desde 2005.

Ese mismo documental dice que México es el país más peligroso del mundo para el clero.

Rivas Saldaña tenía 57 años.