UVALDE, Texas, EE.UU. — Las fuerzas del orden están revisando una cuenta de Instagram que parece haber pertenecido al hombre que mató a 19 niños y dos profesores en Texas.

En los días previos al tiroteo del martes aparecieron varias publicaciones en esa cuenta. Un selfie parece mostrar al pistolero frente a un espejo. Otra foto muestra un cargador para rifle en una mano. El viernes, el mismo día que las fuerzas del orden creen que Salvador Ramos compró un segundo rifle, se publicó una imagen de dos rifles semiautomáticos estilo AR.

En esa publicación fue etiquetado otro usuario de Instagram con muchos más seguidores. Desde entonces, ese usuario eliminó su perfil, pero primero compartió partes de lo que parece ser un intercambio escalofriante, con Ramos pidiéndole que compartiera sus fotos de armas entre sus más de 10.000 seguidores.

“Apenas te conozco y me etiquetas en una foto con algunas armas”, respondió, antes de agregar: “Simplemente da miedo”.

Una respuesta enviada desde la cuenta de Ramos el martes por la mañana simplemente decía: “Estoy a punto de hacerlo”.

Varios testigos dijeron haber escuchado los primeros disparos en la escuela primaria alrededor de las 11:30 a.m.

La cuenta vinculada a Ramos ha sido eliminada de la red social. Instagram no respondió por el momento a una solicitud de comentarios.