PEARL HARBOR, Hawái (AP) — Se espera que un puñado de sobrevivientes centenarios del ataque a Pearl Harbor se reúna el miércoles en el lugar del bombardeo japonés para conmemorar a quienes perecieron hace 81 años.

Eso es menos que en los últimos años, cuando una docena o más viajaron a Hawái desde todo el país para presentar sus respetos en la ceremonia anual de conmemoración.

Parte de la disminución refleja la disminución del número de sobrevivientes a medida que envejecen. El personal militar en servicio activo más joven el 7 de diciembre de 1941 habría tenido alrededor de 17 años, lo que los convierte en 98 en la actualidad. Muchos de los que siguen vivos tienen al menos 100 años.

Unos 2,400 militares murieron en el bombardeo, que lanzó a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial. Solo el USS Arizona perdió 1,177 marineros e infantes de marina, casi la mitad del número de muertos.

Robert John Lee recuerda ser un civil de 20 años que vivía en la casa de sus padres en la base naval donde su padre dirigía la estación de bombeo de agua. La casa estaba a solo 1.6 kilómetros (1 milla) al otro lado del puerto desde donde estaba amarrado el USS Arizona en la fila de acorazados.

Las primeras explosiones antes de las 8 a.m. lo despertaron, haciéndole pensar que una puerta se estaba cerrando de golpe con el viento. Se levantó para gritarle a alguien que cerrara la puerta solo para mirar por la ventana a los aviones japoneses que lanzaban torpedos desde el cielo.

Vio que el casco del USS Arizona se volvía de un rojo anaranjado intenso después de que una bomba aérea lo impactara.

“En unos pocos segundos, esa explosión salió con enormes lenguas de fuego directamente sobre el barco, pero a cientos de pies de altura”, dijo Lee en una entrevista el lunes después de un recorrido en bote por el puerto.

Todavía recuerda el silbido del fuego.

Los marineros saltaron al agua para escapar de sus barcos en llamas y nadaron hasta el rellano cerca de la casa de Lee. Muchos estaban cubiertos por el aceite espeso y pesado que cubría el puerto. Lee y su madre usaron jabón Fels-Naptha para lavarlos. Los marineros que pudieron abordar pequeños botes que los transportaron de regreso a sus embarcaciones.

“Muy heroico, pensé”, dijo Lee sobre ellos.

Lee se unió a la Guardia Territorial de Hawái al día siguiente y luego a la Marina de los EE.UU. Trabajó para Pan American World Airways durante 30 años después de la guerra.

El Departamento de Asuntos de Veteranos de EE.UU. no tiene estadísticas sobre cuántos sobrevivientes de Pearl Harbor aún viven. Pero los datos del departamento muestran que de los 16 millones que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial, solo unos 240,000 estaban vivos en agosto y unos 230 mueren cada día.

Había alrededor de 87,000 militares en Oahu en el momento del ataque, según una estimación aproximada compilada por el historiador militar J. Michael Wenger.

La ceremonia patrocinada por la Marina y el Servicio de Parques Nacionales contará con un momento de silencio a las 7:55 a.m., el minuto en que comenzó el ataque, y un sobrevuelo en formación de hombres desaparecidos.

Los funcionarios de la Marina y del servicio de parques deben hacer comentarios.