(NEXSTAR) – Mientras la Casa Blanca continúa librando una batalla legal para salvar el plan de alivio de la deuda de préstamos estudiantiles federales del presidente Biden, los pagos permanecerán suspendidos, anunció la administración el martes .

“La extensión aliviará la incertidumbre de los prestatarios, ya que la Administración Biden-Harris le pide a la Corte Suprema que revise las órdenes de los tribunales inferiores que impiden que el Departamento brinde alivio de la deuda a decenas de millones de estadounidenses”, se lee en un comunicado del Departamento de Educación.

La semana pasada, el Departamento de Justicia solicitó a la Corte Suprema que revisara el asunto y restableciera el plan después de que un juez federal en Texas lo anulara .

“Estoy seguro de que nuestro plan de alivio de la deuda estudiantil es legal. Pero está en suspenso porque los funcionarios republicanos quieren bloquearlo”, dijo el presidente Biden en un comunicado .

La pausa de pago de la era COVID, que el entonces presidente Donald Trump promulgó en marzo de 2020, finalizaría el 1 de enero de 2023. La congelación no solo suspendió los pagos sino que evitó que se acumularan intereses en los préstamos federales para estudiantes.

En el anuncio del martes, la administración de Biden extendió la pausa de pago hasta 60 días después de que se resuelva la demanda pendiente. Si el plan de alivio de la deuda no se ha promulgado y el litigio no se ha resuelto antes del 30 de junio de 2023, los pagos y la acumulación de intereses comenzarán 60 días después, el 29 de agosto de 2023.

Más de 26 millones de personas han solicitado la condonación de préstamos estudiantiles, que promete borrar $10,000 en deuda para aquellos que ganan menos de $125,000 o familias que ganan menos de $250,000 o $20,000 para los beneficiarios de la Beca Pell que cumplen con los mismos requisitos de ingresos.

Aproximadamente 16 millones fueron aprobados para el alivio antes de que el Departamento de Educación dejara de procesar las solicitudes después de la decisión del juez federal de detener el programa. Estos prestatarios comenzaron a recibir correos electrónicos del Departamento de Educación durante el fin de semana, confirmando que recibirán alivio de la deuda “cuando prevalezcamos en la corte”.

Sin el plan de cancelación de Biden, ha argumentado la Casa Blanca, la cantidad de personas que se atrasan en los préstamos estudiantiles podría aumentar a niveles históricos. El mayor riesgo es para unos 18 millones de prestatarios a quienes se les dijo que se cancelaría todo el saldo de su préstamo. Incluso si se reinician los pagos, esos prestatarios podrían pensar que están limpios e ignorar las facturas, advirtió el Departamento de Educación.

Pero al mismo tiempo, la Casa Blanca advirtió que extender la pausa de pago costará varios miles de millones de dólares al mes en ingresos perdidos. La moratoria ya le ha costado al gobierno más de $100 mil millones en pagos e intereses perdidos, según la Oficina General de Responsabilidad.

La administración de Biden no abordó los costos en su anuncio, sino que culpó a los republicanos de desafiar el plan.

Associated Press contribuyó a este informe.