(AP) — La policía anunció el martes que detuvo al “principal sospechoso” de los asesinatos de cuatro hombres musulmanes en Albuquerque, Nuevo México, cuyas muertes generaron temor en las comunidades musulmanas de todo el país.

El jefe de policía, Harold Medina, hizo el anuncio en Twitter y dijo que las autoridades habían rastreado un vehículo que se cree que estuvo involucrado en uno de los asesinatos en la ciudad más grande de Nuevo México.

“El conductor fue detenido y es nuestro principal sospechoso de los asesinatos”, decía el tuit.

Ninguna otra información estuvo disponible de inmediato. La policía planeó proporcionar una actualización más tarde el martes.

Naeem Hussain fue asesinado el viernes por la noche y los otros tres hombres murieron en una emboscada.

Hussain, de 25 años, era de Pakistán. Su muerte se produjo pocos días después de las de Muhammad Afzaal Hussain, de 27 años, y Aftab Hussein, de 41, también paquistaníes y miembros de la misma mezquita.

El primer caso involucra el asesinato en noviembre de Mohammad Ahmadi, de 62 años, de Afganistán.

El lunes, las autoridades buscaron ayuda para buscar un vehículo que parecía ser el descubierto el martes.

Los elementos comunes en las muertes fueron la raza y la religión de las víctimas, dijeron las autoridades, y la policía estaba tratando de determinar si las muertes estaban relacionadas.

Debbie Almontaser, líder de la comunidad musulmana en Nueva York, dijo que una amiga que vive en Michigan y usa el hiyab para cubrirse la cabeza le compartió durante el fin de semana lo nerviosa que estaba. “Ella dice, ‘Esto es tan aterrador. Estoy tan asustada. Viajo sola’”, dijo Almontaser.

Aneela Abad, secretaria general del Centro Islámico de Nuevo México, describió una comunidad que se tambalea por los asesinatos, su dolor se ve agravado por la confusión y el miedo a lo que pueda seguir.

“Estamos completamente conmocionados y todavía estamos tratando de comprender y comprender qué sucedió, cómo y por qué”, dijo.

Algunas personas han evitado salir a menos que sea “absolutamente necesario”, y algunos estudiantes universitarios musulmanes se han estado preguntando si es seguro quedarse en la ciudad, dijo. El centro también ha reforzado su seguridad.

Inicialmente, la policía dijo que se sospechaba que el mismo vehículo se usó en los cuatro homicidios: un Volkswagen gris oscuro o plateado de cuatro puertas que parecía ser un Jetta o Passat con vidrios polarizados oscuros. Pero el tuit del jefe de policía se refería solo a la conexión del vehículo con un asesinato.

Las autoridades publicaron fotos con la esperanza de que la gente pudiera ayudar a identificar el auto y ofrecieron una recompensa de $20,000 por información que conduzca a un arresto.

Los investigadores no dijeron dónde se tomaron las imágenes o qué los llevó a sospechar que el automóvil estaba involucrado en los asesinatos. El portavoz de la policía, Gilbert Gallegos, dijo en un correo electrónico el lunes que la agencia recibió información sobre el automóvil, pero no dio más detalles.

Gallegos dijo que no podía comentar qué tipo de arma se usó en los tiroteos o si la policía sabe cuántos sospechosos estuvieron involucrados en la violencia.

Se han registrado pocos delitos de odio contra los musulmanes en Albuquerque en los últimos cinco años, según datos del FBI citados por Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo y profesor de justicia penal en la Universidad Estatal de California en San Bernardino. .

Desde 2017 hasta 2020, hubo un crimen de odio antimusulmán al año. El número reciente más alto fue en 2016, cuando la policía de Albuquerque registró seis de un total de 25 delitos de odio.

Eso sigue en gran medida las tendencias nacionales, que alcanzaron los números más bajos en una década en 2020, solo para aumentar un 45% en 2021 en una docena de ciudades y estados, dijo Levin.

Las autoridades de Albuquerque dicen que no pueden determinar si los asesinatos fueron crímenes de odio hasta que hayan identificado a un sospechoso y un motivo.

Louis Schlesinger, profesor de psicología forense en el John Jay College of Criminal Justice en Nueva York, dijo que los asesinatos por prejuicios a menudo son perpetrados por un pequeño grupo de personas, generalmente hombres jóvenes blancos. Un perpetrador solitario es raro.

“Estos son básicamente perdedores totales en todas las dimensiones, ya sea social, económica, psicológica, lo que sea”, dijo. “Están llenos de odio por una razón u otra y apuntan a un grupo en particular al que ven, en su mente, como el culpable de todos sus problemas en la vida”.

No estaba claro si las víctimas conocían a su atacante o atacantes.

La víctima más reciente fue encontrada muerta después de que la policía recibió una llamada de un tiroteo. Las autoridades se negaron a decir si el asesinato se llevó a cabo de manera similar a las otras muertes.

Muhammad Afzaal Hussain había trabajado como organizador de campo para la campaña de una congresista local.

La representante demócrata Melanie Stansbury emitió un comunicado elogiándolo como “una de las personas más amables y trabajadoras” que jamás haya conocido. Ella dijo que el planificador urbano estaba “comprometido a hacer que nuestros espacios públicos funcionen para todas las personas y limpiar la contaminación heredada”.

Como director de uso de la tierra de la ciudad de Española, a más de 137 kilómetros (85 millas) al norte de Albuquerque, Hussain trabajó para mejorar las condiciones y la inclusión de las minorías desfavorecidas, dijo la oficina del alcalde.