NUEVA YORK (PIX11) — Una madre se dirige a trabajar el Día de la Madre — poco más de una semana después de que la esposaron por vender mangos y kiwis en una estación de metro — porque no puede dejar de trabajar.

El video muestra a María esposada mientras los oficiales la pasean por la estación de metro de Broadway Junction el 29 de abril. Ella compartió el video con The Street Vendor Project, una organización de defensa de los vendedores ambulantes.

“Qué vergüenza nuestra ciudad por elegir la crueldad, en lugar de apoyar a las madres trabajadoras”, tuiteó el Proyecto de Vendedores Ambulantes al compartir el video.

María, una inmigrante, tiene una licencia de vendedora de alimentos, según el Proyecto de Vendedores Ambulantes. Ella ha servido a sus clientes por más de 10 años. María no tiene permiso para vender; esos permisos pueden ser casi imposibles de obtener. Incluso hay un mercado clandestino donde los permisos pueden costar hasta $20,000 cada uno.

María estuvo retenida durante unas dos horas después de que la esposaron. Dijo que la policía arrojó sus frutas y chocolate a la basura y luego le dio un vale de propiedad para recuperar su tabla de cortar, su carrito y otros materiales no perecederos.

“María estaba muy traumatizada por la experiencia: durante las dos horas que estuvo detenida, la registraron y la obligaron a esperar sin zapatos ni chaqueta mientras la ‘procesaban'”, dijo un portavoz de Street Vendor Project. “Se tomó unos días libres para descansar y recuperarse de su terrible experiencia, pero hoy, el Día de la Madre, vuelve a salir a vender porque no puede dejar de trabajar”.

El Defensor Público Jumaane Williams dijo que el incidente fue provocado por “que la policía responda cuando y donde sea que surjan problemas”.

“La ciudad de Nueva York ha dicho que la policía no debería hacer cumplir la ley contra los vendedores ambulantes, creando una nueva oficina para evitarlo”, tuiteó. “María debería poder alimentar a sus vecinos y mantener a su familia, en el Día de la Madre, sin miedo a la policía”.