EL PASO, Texas ( KTSM ) — Los sicarios de Barrio Azteca directamente responsables de los asesinatos en marzo de 2010 en Juárez, México de una empleada del Consulado de los Estados Unidos, su esposo y el esposo de otra empleada del mismo Consuladofueron sentenciados a cadena perpetua el lunes.

“Los hombres armados que dispararon brutalmente y mataron a Leslie Enríquez, Arthur Redelfs y Jorge Salcido Ceniceros ahora pasarán merecidamente el resto de sus vidas en prisión”, dijo el Fiscal General Auxiliar Kenneth A. Polite, Jr. de la División Criminal del Departamento de Justicia. “Este enjuiciamiento demuestra el compromiso del Departamento de combatir las organizaciones criminales transnacionales violentas y responsabilizar a quienes puedan dañar a los estadounidenses, ya sea en el país o en el extranjero. Quiero agradecer al gobierno mexicano por su cooperación que ayudó a lograr este resultado justo, incluida la extradición de ambos acusados a los Estados Unidos para ser procesados por sus atroces crímenes”.

El 3 de febrero, José Guadalupe Díaz Díaz, alias Zorro, de 43 años, de Chihuahua, México, y Martín Artín Pérez Marrufo, alias Popeye, de 54 años, también de Chihuahua, fueron declarados culpables de los 11 cargos después de un juicio con jurado de 13 días en el Distrito Oeste de Texas, División El Paso. El jurado encontró a Díaz y Marrufo culpables de conspiración para cometer crimen organizado, tráfico de narcóticos, importación de narcóticos, lavado de dinero y asesinato en un país extranjero; tres cargos de asesinato en ayuda del crimen organizado; y tres cargos de asesinato resultantes del uso y porte de armas de fuego durante y en relación con el narcotráfico.

“Las víctimas en este caso venían de la fiesta de cumpleaños de un niño cuando miembros de Barrio Azteca las identificaron erróneamente como objetivos y les dispararon en un acto de violencia sin sentido”, dijo la Fiscal Federal Ashley C. Hoff para el Distrito Oeste de Texas. “Estoy increíblemente orgulloso del trabajo que han realizado nuestra oficina y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley, incluida la aplicación de la ley internacional, para brindar un sentido de justicia a las familias de las víctimas”.

Las pruebas presentadas en el juicio demostraron que el 13 de marzo de 2010, Díaz y Marrufo sirvieron como pistoleros en los equipos de sicarios que asesinaron a la empleada del Consulado de los EE.UU. Leslie Enríquez, su esposo, Arthur Redelfs, y Jorge Salcido Ceniceros, esposo de otra empleada del Consulado de los EE.UU. Las víctimas fueron atacadas por los equipos de ataque después de salir de la fiesta de cumpleaños de un niño en Juárez porque inicialmente los confundieron con pandilleros rivales. Díaz disparó y mató a Enríquez y Redelfs. Marrufo disparó y mató a Ceniceros.

Los acusados fueron condenados a cadena perpetua por 10 cargos y 240 meses de prisión por el cargo restante. Tres de las sentencias de cadena perpetua serán consecutivas a las sentencias impuestas por todos los demás cargos. Ambos acusados también fueron sentenciados a cinco años de libertad supervisada y se les ordenó pagar restitución.