PHOENIX (AP) — Un juez federal ordenó el martes a los miembros armados de un grupo que monitorea las urnas en Arizona que se mantengan al menos a 250 pies de distancia de los lugares luego de las denuncias de que personas con máscaras y armas estaban intimidando a los votantes.

El juez del Tribunal de Distrito de EE. UU. Michael Liburdi dijo que los miembros de Clean Elections USA, su líder y cualquier persona que trabaje con ellos también tienen prohibido filmar o seguir a cualquier persona dentro de los 75 pies (23 metros) de una urna electoral o la entrada a un edificio que alberga uno. Tampoco pueden hablar o gritar a las personas dentro de ese perímetro a menos que se les hable primero.

La orden de restricción temporal fue solicitada por la Liga de Mujeres Votantes de Arizona después de que Clean Elections USA animara a la gente a mirar las urnas las 24 horas en el condado de Maricopa, el condado más poblado de Arizona.

“Es primordial que equilibremos los derechos del acusado de participar en su actividad de la Primera Enmienda protegida constitucionalmente con el interés de los demandantes y de los votantes que emitan su voto sin acoso ni intimidación”, dijo Liburdi.

Un segundo grupo de acusados en el condado rural de Yavapai, grupos conocidos como los Leones de la Libertad y el equipo de preparación del condado de Yavapai, que están asociados con el grupo antigubernamental de extrema derecha Oath Keepers, fueron desestimados del caso el lunes después de que se comprometieron a suspender sus operaciones.

Las fuerzas del orden locales y federales se han alarmado por los informes de personas, algunas armadas, mirando las urnas las 24 horas en los dos condados a medida que se acercan las elecciones de mitad de período. Algunos votantes se han quejado alegando intimidación de votantes después de que las personas que miraban las casillas tomaran fotos y videos y siguieran a los votantes.

Los agentes del alguacil han estado brindando seguridad alrededor de los dos buzones al aire libre en el condado de Maricopa después de que un par de personas que portaban armas y vestían chalecos antibalas se presentaron en un buzón en el suburbio de Phoenix, Mesa. El otro buzón al aire libre del condado, abierto las 24 horas, se encuentra en el Centro Electoral y de Tabulación del Condado de Maricopa en el centro de Phoenix, que ahora está rodeado por una cerca de alambre.

El fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, un republicano, ha pedido a los votantes que denuncien de inmediato cualquier intimidación a la policía y presenten una denuncia en su oficina. La secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, dijo la semana pasada que su oficina recibió seis casos de posible intimidación de votantes al fiscal general del estado y al Departamento de Justicia de EE. UU., así como un correo electrónico amenazante enviado al director de elecciones del estado.

La oficina del fiscal federal en Arizona prometió procesar cualquier violación de la ley federal, pero dijo que la policía local estaba en la “primera línea en los esfuerzos para garantizar que todos los votantes calificados puedan ejercer su derecho al voto sin intimidación u otros abusos electorales”.

La orden temporal emitida por Liburdi el martes estará vigente por dos semanas y la cooperación del grupo de monitoreo “no se interpretará como una admisión de que se han involucrado en cualquiera de estas actividades”, agregó el juez.

El perímetro de 250 pies (76 metros) alrededor de los buzones también se aplica a los miembros del grupo que usan chalecos antibalas.

Otras estipulaciones incluyen que los grupos publiquen en sus sitios web y redes sociales que no es cierto que entregar múltiples boletas es ilegal en todos los casos. Se permiten excepciones para miembros de la familia, miembros del mismo hogar y cuidadores.

Alexander Kolodin, el abogado principal de los acusados, dijo que la Liga de Mujeres Votantes de Arizona finalmente no logró cerrar por completo la misión de los monitores. Aún así, los grupos no están contentos con los límites, ya que dijo que podrían evitar que desalienten el relleno de urnas.

“Están preocupados de no poder registrar lo que sucede dentro de los 75 pies. Es posible que hayan perdido la oportunidad de disuadir una conducta ilegal”, dijo Kolodin. “La orden de hoy puede hacer que la votación en el buzón sea un poco menos segura”.

Una revisión de Associated Press este verano no encontró ningún fraude importante por el uso ampliado de las urnas electorales en las elecciones de 2020.

La Liga de Mujeres Votantes de Arizona alentó a los votantes a seguir usando los buzones.

“La decisión del Tribunal de Distrito de EE. UU. de hoy es una victoria para los votantes de Arizona que tienen derecho a votar sin intimidación, amenazas o coerción”, dijo Pinny Sheoran, presidenta del grupo, en un comunicado.

Esta demanda se incorporó a otro caso ante Liburdi.

El viernes, el juez dijo que Arizona Alliance for Retired Americans no presentó su argumento en contra de Clean Elections USA. Otro acusado, Voto Latino, también fue retirado del caso.

“Los acusados no han hecho ninguna declaración amenazando con cometer actos de violencia ilegal contra un individuo o grupo de individuos en particular”, escribió el juez.

Liburdi concluyó que “si bien este caso ciertamente presenta serias dudas, la Corte no puede redactar una medida cautelar sin violar la Primera Enmienda”. El juez es un designado de Trump y miembro de la Sociedad Federalista, una organización legal conservadora.

El Departamento de Justicia dijo el lunes que se uniría al caso y dijo que las acciones plantearon serias preocupaciones sobre la intimidación de los votantes.

Luke Cilano, miembro de la junta de Lions of Liberty, dijo que la organización abandonó su iniciativa “Operation Drop Box” el miércoles pasado “debido a que se agruparon con personas que no cumplen con la ley y nuestras reglas de compromiso”.

Los Leones de la Libertad no están asociados con Clean Elections USA, dijo. Están conectados con el Equipo de Preparación del Condado de Yavapai. Pero dice que el equipo no estuvo involucrado en el monitoreo de las urnas.

Grupos similares en los Estados Unidos han adoptado una película que ha sido desacreditada llamada “2000 Mulas” que afirma que a las personas se les pagó para viajar entre buzones y llenarlos con boletas electorales fraudulentas durante la elección presidencial de 2020.

No hay evidencia que respalde la noción de que una red de “mulas” de boletas asociadas a los demócratas haya conspirado para recolectar y entregar boletas en los buzones, ya sea en la votación presidencial de 2020 o en las próximas elecciones de mitad de período.