( The Hill ) — La creencia en Dios entre los adultos estadounidenses ha alcanzado un nuevo mínimo, según los resultados de la encuesta de Gallup publicados el viernes.

Una gran mayoría (81 por ciento) de los estadounidenses dice que cree en Dios, según la encuesta realizada del 2 al 22 de mayo, pero ese número ha bajado 6 puntos desde un 87 por ciento constante entre 2013 y 2017.

Más del 90 por ciento de los estadounidenses dijeron que creían en Dios desde 1944 hasta 2011, y el número se estabilizó en un máximo del 98 por ciento desde 1944 hasta la década de 1960.

Alrededor del 17 por ciento de los adultos estadounidenses dijeron a Gallup que no creen en Dios, mientras que el 2 por ciento restante dijo que no estaba seguro.

La encuesta Gallup Values and Beliefs encontró que la disminución del teísmo ha sido impulsada por adultos jóvenes y personas de la izquierda política. La creencia en Dios de ambos grupos ha disminuido en un 10 por ciento o más en comparación con el promedio de 2013-2017 para su demografía.

Estos grupos también son los menos propensos a decir que creen en Dios en comparación con otros grupos demográficos.

Los liberales (62 por ciento), los adultos jóvenes (68 por ciento) y los demócratas (72 por ciento) dieron tasas significativamente más bajas de creencia en Dios, mientras que los conservadores (94 por ciento) y los republicanos (92 por ciento) dieron las más altas.

El menor cambio de creencias ha ocurrido entre los conservadores y los adultos casados.

La encuesta de Gallup marca un cambio notable en la creencia en Dios, aunque una gran mayoría de estadounidenses aún dice que tiene fe.

Sin embargo, encuestas recientes muestran que, si bien las altas tasas de teísmo se mantienen con solo una disminución modesta, las estructuras religiosas tradicionales están disminuyendo más rápido, según Gallup.

Gallup descubrió que es mucho menos probable que los estadounidenses asistan a la iglesia, se conviertan en miembros de una iglesia o se consideren confiados en la religión organizada que simplemente creer en la existencia de Dios.