No hubo protestas masivas después de que la policía de Honolulu disparara y matara a un hombre negro

Nacional

HONOLULU (AP) – Lindsay Myeni y su esposo sudafricano se mudaron a Hawái, donde ella creció, creyendo que sería más seguro criar a sus dos hijos negros aquí que en otro estado de Estados Unidos.

Tres meses después de su llegada, la policía de Honolulu disparó y mató a su esposo, Lindani Myeni, de 29 años, que era negro.

“Nunca pensamos que algo así sucedería allí”, dijo Lindsay Myeni, quien es blanca, a The Associated Press en una entrevista desde la ciudad natal de su esposo, Empangeni, en la provincia de Kwazulu-Natal.

Para algunos, la muerte de Lindani Myeni y la reacción silenciosa de los residentes es un recordatorio de que Hawái no es el paraíso racialmente armonioso que se cree.

La pareja se mudó a Honolulu desde Denver, predominantemente blanca, en enero.

Hawái, donde los blancos no son la mayoría y muchas personas se identifican con múltiples etnias, se sintió bien: “Nos sentimos renovados de estar de regreso en un lugar tan diverso”.

De los 1,5 millones de habitantes de Hawái, solo el 3,6% son negros, según datos de la Oficina del Censo de EE. UU. Sin embargo, solo en Honolulu, los negros constituían más del 7% de las personas contra las que la policía usó la fuerza, según datos de la policía de Honolulu para 2019.

Si bien ha habido algunas reuniones locales y pequeñas protestas denunciando la muerte de Myeni, no ha inspirado la indignación apasionada que se ha visto en otros lugares después de la muerte de George Floyd, un hombre negro asesinado el año pasado por un oficial blanco en Minnesota, y otros asesinatos. por la policía.

En una foto de 2021 proporcionada por Bickerton Law Group en representación de la familia de Lindani Myeni, él está de pie en una playa en Waimanalo, Hawái con su esposa y sus dos hijos. Algunas personas negras en Hawái dicen que la muerte a tiros de Myeni a manos de la policía de Honolulu es un recordatorio de que Hawái no es el paraíso racialmente armonioso que se cree. (Foto de familia de Myeni / Bickerton Law Group vía AP)

La muerte de Myeni “habría generado protestas masivas en cualquier otra ciudad estadounidense”, dijo Kenneth Lawson, profesor negro de la facultad de derecho de la Universidad de Hawai.

“Cuando te dicen que vives en un paraíso y dices que no es un paraíso para la gente de color, eso hace que la gente se sienta incómoda”, dijo.

Una de las razones de la falta de indignación, dijo, es que la policía ha dado a conocer detalles limitados de lo sucedido. “Lo que se está revelando es lo que quieren que veamos”, dijo.

Según el relato de la policía sobre el tiroteo fatal, Myeni entró en una casa que no era la suya, se sentó y se quitó los zapatos, lo que provocó que un ocupante asustado llamara al 911. Fuera de la casa, ignoró las órdenes de tirarse al suelo y lo atacó físicamente. oficiales, dejando a uno con una conmoción cerebral, dijo la policía.

La policía publicó dos breves clips de imágenes de la cámara corporal, pero es difícil distinguir lo que está sucediendo en la oscuridad. Suenan tres disparos y luego un oficial exclama: “Policía”.

Una demanda por homicidio culposo que Lindsay Myeni presentó contra Honolulu alega que la policía estaba “motivada por la discriminación racial hacia las personas de ascendencia africana del Sr. Myeni”.

Simplemente por ser negro, fue visto como una “amenaza inmediata”, de la que la mujer asiática que llamó al 911 necesitaba protección, dijo.

La ahora jubilada jefa de policía Susan Ballard, quien es blanca, dijo en ese momento que los oficiales reaccionaron al comportamiento de Myeni, no a su raza. “Esta persona hirió gravemente a los agentes y sus vidas estaban en peligro”, dijo.

La viuda de Myeni cree que confundió la casa con un templo Hare Krishna de al lado. Horas antes, la familia había visitado lugares de importancia cultural mientras conducían hacia la costa norte de Oahu. En un momento, la pareja rezó junta, recordó, porque algo se sintió mal. Parecía estresado.

Por eso, cree que su esposo, que era cristiano y estaba conectado con su cultura zulú, estaba buscando un lugar espiritual en su nuevo vecindario.

Poco antes del tiroteo, habló con él por teléfono. Iba camino a casa, a unas cinco cuadras de distancia.

Llevaba puesto su umqhele cuando le dispararon, dijo su viuda. La tradicional diadema zulú, junto con quitarse los zapatos en la puerta, significaba que él fue a la casa con intenciones respetuosas, dijo.

Ella cree que sus razas contribuyeron a una disminución del sentimiento de sorpresa por su muerte. “La gente blanca no viene de Hawaii, estereotipadamente. Los negros no vienen de Hawái, estereotipadamente. Entonces, aunque tengo tres generaciones de estar allí, si miras mi piel, dirás, ‘Oh, debe ser un haole’ ”, dijo usando la palabra hawaiana para extranjero.

Pero Myeni era de hecho un recién llegado a Hawái, lo que podría haber contribuido a la reacción general a su muerte, dijo Daphne Barbee-Wooten, ex presidenta de la Asociación de Abogados Afroamericanos de Hawái.

“Mientras que si hubiera sido alguien a quien la gente conocía durante un largo período de tiempo a quien dispararon o mataron, creo que podría haber más indignación porque habrían sido vecinos, habrían ido a la misma iglesia”, dijo.

“Y creo que muchos afroamericanos que viven aquí están indignados”, dijo. “¿Pero salen a la calle por eso? Realmente no.”

Hay varias razones para eso, dijo, incluidas las personas con trabajos militares a las que quizás no se les permita protestar públicamente o las que esperan ver los resultados de una investigación sobre el tiroteo.

Ethan Caldwell, quien es de ascendencia negra y asiática y profesor asistente de estudios étnicos en la Universidad de Hawái, dijo que puede identificarse personalmente con la sensación de que la familia Myeni en Hawái sería relativamente más segura.

“Siempre les hago la pregunta a mis alumnos, ¿más seguro para quién?” él dijo. “Los negros han estado presentes en el Reino de Hawai desde antes de la anexión ilegal, pero rara vez los vemos, escuchamos o disociamos con el ejército en Hawai en el presente”.

A pesar de que Hawái es uno de los pocos lugares donde las personas de color son mayoría, todavía hay un sentimiento anti-negro, a nivel institucional e individual, dijo, y señaló cómo las empresas en Waikiki cerraron sus ventanas antes de un pacífico Black Lives Matter. marzo pasado verano.

“Puede que no sintamos necesariamente el mismo nivel de racismo, anti-negritud, discriminación, prejuicio aquí que en el continente, pero eso no significa que todavía no enfrentemos microagresiones a diario, más aún para algunas personas ”, dijo Caldwell. “Creo que algunas personas podrían estar más dispuestas a lidiar con ellos porque eso no significa necesariamente que sus vidas estén en riesgo”.

“Pero creo que cuando se trata de ver los casos más recientes y el cierre de la distancia, el hecho de que incluso suceda aquí también pone en duda algo de eso”, dijo, refiriéndose a la policía de Honolulu que disparó y mató a un joven de 16 años. -viejo niño de Micronesia el 5 de abril.

Otra posible razón por la que la muerte no ha provocado protestas masivas es porque Hawái se esfuerza por ser visto como diferente de la lucha en el territorio continental de Estados Unidos, dijo Akiemi Glenn, fundador y director ejecutivo del Proyecto Popolo, cuyo nombre de grupo usa la palabra hawaiana para una planta con bayas de color morado oscuro o negro que también ha llegado a referirse a los negros.

Reconocer que Hawái experimenta prejuicios raciales en la aplicación de la ley como en otras partes del país “destruye el mito de que este es un paraíso, ya sea un paraíso racial o un paraíso de vacaciones, de todos sus problemas en el continente”, dijo.

Antes de su muerte, Lindsay Myeni dijo que su esposo no tuvo incidentes racistas en Hawái. Ella recuerda que después de un mes aquí, él la abrazó un día cuando regresó del gimnasio y le agradeció por traerlo a Hawai.

“Y la gente es cálida y amigable y es extrovertida”, dijo. “Y todas las cosas que amaba de Sudáfrica, Hawaii tiene muchas de esas”.

En Denver, la policía lo detuvo mientras caminaba porque coincidía con la descripción de un sospechoso de crimen. En Sudáfrica, recibía “miradas desagradables” de algunos blancos que la veían con un hombre negro.

“Pero vivimos entre personas negras en Sudáfrica y siempre me han dado la bienvenida”, dijo.

Lindsay Myeni está tratando de extender su visa para quedarse en Sudáfrica e intentará solicitar la residencia permanente a través de su hijo.

“Hawái es mi hogar, así que realmente siento que rompí con mi país y mi estado y que tal vez volveré allí algún día”, dijo. “Es muy difícil de decir, pero ahora mismo puedo ‘ ni siquiera las visitas “.

___

Magome informó desde Johannesburgo.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.