MILWAUKEE (AP) — Un niño de 10 años de Milwaukee apuntó con un arma a su madre, luego la disparó y la mató, según los fiscales, porque ella no quiso comprarle un casco de realidad virtual.

El niño fue acusado como adulto la semana pasada de homicidio imprudente en primer grado.

Según una denuncia penal obtenida por el Journal Sentinel, el niño inicialmente le dijo a la policía que el tiroteo fue un accidente.

Pero luego dijo que apuntó deliberadamente a su madre. Los familiares del niño dijeron a los detectives que tiene problemas de salud mental.

La ley de Wisconsin requiere que los niños de hasta 10 años sean acusados como adultos por ciertos delitos graves, aunque el caso podría trasladarse a un tribunal de menores.