ACTUALIZACIÓN: La policía encontró una camioneta U-Haul desocupada en Brooklyn que coincidía con la descripción y el número de placa de un vehículo buscado en relación con el tiroteo de la mañana del martes en un tren subterráneo durante la hora pico, dijo un oficial de la ley.

NUEVA YORK (AP) — Un hombre armado que portaba una máscara antigás y un chaleco de seguridad industrial hizo estallar una lata de humo en un convoy del metro en hora pico en Brooklyn y baleó a por lo menos 10 personas el martes, dijeron las autoridades.

La policía buscaba al autor de los disparos y un camión de alquiler.

Una escena de horror se desarrolló mientras los viajeros asustados salían corriendo del tren mientras otros lo hacían cojeando. Al menos uno perdió el conocimiento en el andén.

“La puerta de mi metro se abrió a la calamidad. Había humo y sangre y gente gritando”, dijo el testigo Sam Carcamo a la emisora de radio 1010 WINS. El humo salía del vagón al abrirse la puerta, añadió.

Cinco personas se encuentran en estado crítico, pero se espera que sobrevivan. Al menos 17 personas sufrieron heridas de diversa índole en el ataque que comenzó en un tren subterráneo cuando entraba en una estación del barrio de Sunset Park, a unos 15 minutos en tren desde Manhattan y donde viven predominantemente comunidades hispanas y asiáticas.

La comisionada de policía Keechant Sewell dijo que el ataque no se estaba investigando como terrorismo, pero que “no descartaba nada”.

Las autoridades tenían una foto de un sospechoso y estaban trabajando para confirmar su identidad, dijeron dos agentes policiales. El móvil del ataque sigue siendo desconocido. Se dijo a los agentes de la ciudad que estuvieran atentos a un camión U-Haul con una determinada matrícula de Arizona y que lo pararan y detuvieran a todos los ocupantes inmediatamente.

Los investigadores recuperaron una pistola en el lugar de los hechos, junto con múltiples dispositivos de humo y otros artículos que están analizando, dijeron las autoridades. Añadieron que se cree que el sospechoso tenía al menos dos cargadores de alta capacidad.

Los investigadores creen que el arma se atascó, lo que impidió al sospechoso seguir disparando, dijeron los funcionarios. El Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos ha completado una búsqueda urgente para identificar al fabricante, al vendedor y al propietario inicial del arma.

Los funcionarios no estaban autorizados para hablar de la investigación y lo hicieron bajo condición de anonimato.

El atentado inquietó a una ciudad en guardia por el aumento de la violencia con armas de fuego y la amenaza siempre presente del terrorismo. Dejó a algunos neoyorquinos temerosos de viajar en el sistema de metro más concurrido del país y llevó a las autoridades a aumentar la vigilancia en los centros de transporte desde Filadelfia hasta Connecticut.

Un vídeo grabado por un usuario a través de una puerta cerrada entre los vagones del metro muestra a una persona con una sudadera con capucha levantando un brazo y señalando algo -posiblemente la puerta de una cabina de conductor- mientras suenan cinco detonaciones. En otro vídeo, el humo y la gente salen de un vagón de metro, algunos cojeando.

”¡Que alguien llame al 911!”, grita una persona.

Otros vídeos y fotos del lugar de los hechos muestran a personas atendiendo a pasajeros ensangrentados tendidos en el andén, algunos en medio de lo que parecen ser pequeños charcos de sangre, y a otra persona en el piso de un vagón de metro.

Juliana Fonda, ingeniera de transmisiones en WNYC-FM, dijo a su sitio de noticias Gothamist que estaba viajando en el tren cuando los pasajeros del vagón detrás del suyo comenzaron a golpear la puerta entre ellos.

“Hubo muchos estallidos fuertes, y había humo en el otro vagón”, dijo. “Y la gente intentaba entrar y no podía; estaban golpeando la puerta para entrar en nuestro vagón”.

Mientras la policía busca al tirador, la gobernadora Kathy Hochul advirtió a los neoyorquinos que estuvieran atentos.

“Este individuo sigue suelto. Esta persona es peligrosa”, dijo la mandataria estatal en conferencia de prensa. “Esta es una situación de tirador activo ahora mismo en la ciudad de Nueva York”.

Los bomberos y la policía estaban investigando los informes de que se había producido una explosión, pero Sewell dijo en una conferencia de prensa poco después del mediodía que no había dispositivos explosivos de los que se supiera. Se encontraron múltiples dispositivos de humo en el lugar de los hechos, dijo el portavoz de la alcaldía, Fabien Levy.

Ningún trabajador del transporte público resultó herido físicamente, según su sindicato. Además de las heridas de bala, los pasajeros heridos fueron tratados por inhalación de humo, metralla y pánico.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, que está aislado tras dar positivo a COVID-19 el domingo, dijo en un comunicado en vídeo que la ciudad “no permitirá que los neoyorquinos sean aterrorizados, ni siquiera por un solo individuo.”

___

Los periodistas de Associated Press Michael Balsamo en Washington y Jennifer Peltz, Karen Matthews, Michelle L. Price y Julie Walker en Nueva York contribuyeron a este despacho.