Comenzando en la base de su garganta, Millie Park tiene una cicatriz de 14 pulgadas que corre desde el centro de su pecho hasta su abdomen.

“Tengo casi dos pies de miedo. Es como un milagro que estoy aquí ahora mismo”, dijo Parke.

Las cicatrices son un recordatorio constante para Park del brutal apuñalamiento que sufrió en mayo pasado a manos de su ex novio, Ronnie McClure. El ataque tuvo lugar solo dos semanas después de que McClure recibiera una orden de protección que le prohibía estar cerca de Parke, su casa o la casa de su hija.

La orden judicial finalmente no le proporcionó protección y ha dejado a Parke enojada con el Departamento de Policía Metropolitana de Indianápolis.

“Me mostraron, literalmente, que no hay motivo para que una mujer presente una orden de protección”, dijo Park.

La invitación

La historia de Parke y McClure comienza en la década de 1990 cuando salieron brevemente y siguieron siendo amigos. Hace seis años, se reconectaron.

Ella explicó: “Comenzamos a salir y aproximadamente una semana después me dijo que no tenía hogar. Le dije: ‘Ya no tienes que preocuparte por eso. Puedes quedarte conmigo.'”

Pero la agitación era un visitante habitual en el apartamento que ambos compartían en la avenida North Gladstone de Indianápolis.

“Él no bebía ni nada durante la semana, pero tan pronto como llegaba el viernes, estaba empeñado en ensuciarse tanto como podía”, dijo Parke, “y si no quería ir, él estaría enojado. .”

Cuando estaban fuera, Parke dice que si se quedaba demasiado tiempo en el baño, a veces McClure pateaba la puerta del baño para ver cómo estaba.

“Lo amaba”, dijo Parke, pero la gota que colmó el vaso para Parke fue ver a McClure fumando crack en su casa.

“El acuerdo de estar en mi casa, de estar en mi vida era no pegarme, no insultarme, no consumir drogas y trabajar”, dijo Parke.

Orden de protección y desalojo

En abril de 2021, comenzó un plan de dos partes para finalmente separar su vida de la de McClure.

Parke solicitó una orden de protección y el juez David Shaheen la otorgó, advirtiendo explícitamente a McClure que corría el riesgo de “reclusión en la cárcel” y cualquier “más actos de abuso o amenazas de abuso”.

La otra parte del plan de extracción fue que Parke desalojó a McClure de su casa.

El 24 de abril, McClure y sus pertenencias fueron sacados del apartamento y entregados con la orden de protección.

Parke dice que McClure rompió los papeles, se los arrojó y dijo: “No creo que ninguno de nosotros salga vivo de esto”.

Serie de violaciones

Lo que parece ser una clara violación de la orden de protección de Parke comenzó de inmediato. El día de su desalojo, McClure tomó uno de los vehículos de Parke sin permiso. Sin embargo, esto no se informó a IMPD hasta el 2 de mayo.

Ese día, Parke también le dijo a la policía que creía que McClure había roto el parabrisas del auto de su hija y que su exnovio le había enviado una serie de mensajes de texto y llamadas telefónicas. Los registros del IMPD indican que la oficial Vanessa Freeman confirmó que Parke tenía una orden de protección activa y se señaló en un informe policial que “(Parke) teme por su seguridad”.

Al día siguiente, 3 de mayo , la detective Janice Aikman fue asignada para investigar.

Parke dice que en una conversación telefónica con Aikman, el detective le preguntó qué quería Parke de la policía. Parke dice que quería que McClure pasara una noche en la cárcel.

En respuesta, Parke dice que Aikman le dijo: “Ja, tendrás suerte si consigues tres horas. Ni siquiera sé por qué hago este trabajo”.

FOX59 envió un correo electrónico al detective Aikman en un intento de confirmar la conversación. Aikman nos refirió a Asuntos Públicos de IMPD, quienes pusieron en duda el recuerdo de Parke.

El 6 de mayo, Parke volvió a llamar a la policía. Ella afirmó que McClure estaba detrás de su auto mientras estaba estacionado en un restaurante mexicano en el lado oeste de la ciudad. Parke también alegó que McClure se había presentado en el edificio de CityWay cuando Parke estaba trabajando allí.

Dos días después, Parke presentó su última denuncia de orden de protección. Parke dice que McClure le estaba enviando mensajes de texto a su hija, describiendo artículos en los contenedores de basura afuera de su casa. McClure agregó que ya no iba a “jugar bien”.

Desesperada, Parke huye.

Asustada y desesperada, Parke sopesó sus opciones: “Literalmente estaba buscando si podía contratar un perro guardián, un guardaespaldas, ¿qué más podía hacer? Sabía que venía detrás de mí”.

Parke decidió correr. Empacó a sus dos perros y algo de ropa y comenzó a conducir hacia el este desde Indianápolis. Su esperanza era encontrar un hotel y esconderse durante unos días. Parke pensó que la mejor manera de hacerlo era ir a algún lugar que ni ella ni McClure conocían bien. Entonces, se dirigió al condado de Hancock.

Cuando Parke llegó a Greenfield, se detuvo en una gasolinera Speedway para hacer un par de mandados rápidos. Las cámaras de vigilancia de la tienda muestran a Parke saliendo de su vehículo con sus perros.

“Dejé que mis perros fueran al baño y entré en Priceline, encontré un hotel que permitía perros y lo reservé”, dijo Parke.

Terminó de sentarse en su vehículo, sin darse cuenta de que el exnovio corría hacia ella.

Sangrando en el estacionamiento

Las cámaras de vigilancia del Speedway captan a McClure conduciendo a alta velocidad por el estacionamiento de la gasolinera, girando en la esquina del edificio de la tienda y estrellando su vehículo contra el de Parke.

Parke entró en pánico: “Me estoy volviendo loca. Estoy tratando de dar marcha atrás (mi coche) para entonces ya estaba allí. Ya me estaba golpeando, golpeándome de lleno y me moví para alejarme de los golpes”.

Mientras Parke trepaba al asiento del pasajero delantero, McClure se sentó detrás del volante. Visible en el video de vigilancia, McClure continúa golpeando a Parke. Lo que no muestra el video es el cuchillo en sus manos.

Parke dijo: “Nunca he estado más asustada en toda mi vida. Los únicos ruidos que hizo fueron cuando me apuñaló, hizo (gruñidos) como si hubiera puesto tanta energía en eso”.

McClure luego se fue con el auto de Parke con Parke todavía adentro. Cuando dio vuelta en una esquina de la tienda, Parke se cayó del auto y cayó al pavimento del estacionamiento.

Parke tenía múltiples puñaladas, la más grave fue una laceración profunda en el pecho que le provocó un corte de siete milímetros en el ventrículo derecho del corazón. Mientras yacía allí, Parke estaba sangrando mucho y el hospital más cercano estaba a unas veinte millas de distancia.

Te lo dije

Al otro lado de la tienda, parado en las bombas de gasolina, estaba el Sargento Nick Ernstes del Departamento del Sheriff del Condado de Hancock. Cuando Ernstes estaba a punto de repostar combustible en su patrulla, un hombre llegó corriendo y le gritó a Ernstes que había encontrado a una mujer tendida en el estacionamiento con heridas de arma blanca.

Cuando Ernstes se acercó, pudo ver la camisa de Parke casi completamente empapada de sangre con un charco de sangre formándose en el pavimento debajo de su torso.

Parke le dijo al sargento: “Les dije, muchachos, que me iba a hacer esto”.

Con la ayuda médica de emergencia en camino, Ernstes comenzó los primeros auxilios, aplicando presión sobre la herida sangrante en el pecho. Pero Parke se estaba volviendo más letárgico y menos receptivo.

Entonces, Ernstes preguntó quién le hizo esto.

Parke le dijo que era su exnovio, Ronnie McClure.

Una ambulancia llevó a Parke al Hospital Metodista, donde se sometió a una cirugía a corazón abierto de emergencia. La herida de arma blanca en su corazón fue reparada con éxito, al igual que otras laceraciones en el pecho y el brazo de Parke.

“Tengo casi dos pies de susto entre la puñalada en mi brazo y mi corazón. Es como un milagro que estoy aquí ahora mismo”, dijo Parke.

‘Averígualo’

McClure fue arrestado al día siguiente. El informe policial decía que sus jeans y su sudadera tenían sangre.

El exnovio de Millie Parke finalmente fue condenado por intento de asesinato y secuestro. Su pena de prisión es de 80 años.

La victoria en la sala del tribunal no hizo nada para calmar la ira del fiscal Brent Eaton sobre cómo Parke terminó apuñalada y desangrándose en el condado de Hancock. En opinión de Eaton, la aplicación de la ley en el condado de Marion le falló terriblemente a Parke.

En una entrevista, Eaton expresó su descontento, golpeando su escritorio con el puño mientras decía: “Tienen que resolverlo rápidamente. No puede ser que las personas que se supone que están protegidas por órdenes de protección decidan que la protección significa tan poco que tienen que tomar las riendas y huir. Eso no puede seguir pasando. no puede Es inaceptable”.

Kelly McBride, directora ejecutiva de Domestic Violence Network, está de acuerdo con Eaton. FOX59 le mostró a McBride la línea de tiempo de los eventos que comenzaron cuando Parke obtuvo esa orden de protección.

“Mi corazón se rompe por (Parke) porque hizo todo lo que se suponía que debía hacer. El sistema le falló. Podrían haberla protegido. Podrían haberlo recogido absolutamente. Podría haber estado en la cárcel en ese momento y no habría ocurrido el apuñalamiento”, dijo McBride.

FOX59 le preguntó a Parke cuánto cree que IMPD es responsable de lo que le sucedió.

La respuesta de Parke: “Todo”.

FOX59 no encontró que la Oficina del Fiscal del Condado de Marion estuviera al tanto del comportamiento cada vez mayor de McClure antes de que él apuñalara a Parke.

Finalmente, IMPD presentó cargos contra McClure. Fue un mes y medio después del apuñalamiento. Seis de los siete cargos criminales involucran información reportada por Parke al departamento de policía antes del ataque en Greenfield.

Respuesta

Hubo múltiples solicitudes realizadas por FOX59 para entrevistas en cámara con el alcalde de Indianápolis, Joe Hogsett, y funcionarios de IMPD. Todas las solicitudes de entrevista fueron rechazadas.

Tanto la Alcaldía como el IMPD emitieron comunicados. Ninguno mencionó a Millie Parke por su nombre.

De IMPD:

“No hay duda de que este fue un acto horrible y sin sentido que ninguna persona debería experimentar. Nuestros pensamientos y oraciones permanecen con la víctima y su familia. IMPD ha sido y seguirá siendo transparente y nos responsabilizaremos cuando se produzcan irregularidades. La realización de investigaciones exhaustivas ayuda a garantizar la justicia para la víctima cuando un caso va a juicio y asegura que se respeten los derechos del presunto sospechoso. Después de revisar este caso, parece que la investigación se manejó con rapidez y rigor luego del informe inicial, incluido el contacto regular con la víctima”.

Del portavoz del alcalde Hogsett, Mark Bode:

Cada vez que sucede algo como esto, todo nuestro sistema de justicia penal tiene que examinar qué condujo a estos resultados. Este caso grave y espantoso subraya el hecho de que la violencia doméstica sigue siendo un problema crítico que debe abordarse. Nuestros pensamientos están con la víctima y con todos los afectados por la violencia de pareja en nuestra comunidad”.

Millie Parke se ha ido de Indianápolis. A petición suya, FOX59 no revela dónde vive ahora.

Parke explicó: “Siento que los delincuentes sienten que pueden hacer cualquier cosa en el condado de Marion. No me mudaré allí.”