INDIANAPOLIS — Tammy Brewer dijo que su hija Shacare Terry luchó con el peso toda su vida.

“Ha estado pasando por un momento difícil porque a veces no era como una niña normal y siempre quería ser mejor, pero la molestaban por su tamaño y cosas así”, dijo Brewer. “Ser una niña grande a una edad temprana no siempre es bueno”.

Eso es lo que convenció a una madre de 31 años de viajar, primero a México en diciembre, para someterse a una cirugía bariátrica y luego, nuevamente el mes pasado, a la República Dominicana para dos cirugías de esculpido corporal.

“Estaba emocionada por su nuevo viaje”, dijo Nicole Baker, la tía de Shacare. “Ella habló sobre la liposucción y la abdominoplastia y el exceso de piel que tienes por la pérdida de peso”.

El destacado cirujano plástico de Indianápolis, el Dr. Greg Chernoff, dijo que tales cirugías de seguimiento tan pronto después de la cirugía para perder peso presentan riesgos para los pacientes.

“La mayoría de ellos no son candidatos quirúrgicos metabólicamente porque pasar por esa cirugía crea muchos desequilibrios metabólicos y con la mayoría ni siquiera hablaremos hasta dos años después de la cirugía”, dijo.

Solo cuatro meses después de su primera cirugía y la semana antes de Pascua, Shacare se dirigía a la República Dominicana para seguir trabajando.

“Una amiga de ella, la niña que también se operó, dijo que se habían llevado $20,000 cada una allí porque les dijeron que trajeran efectivo, entonces ella dijo eso, que tenía $20,000 y su cirugía era 17 y que quedarse en la casa de recuperación eran 1,500″, dijo Baker. “La persona que fue allí con ella que se sometió a la cirugía era esencialmente su cuidadora. Hizo una publicación de que la contrataron para cuidar a dos niñas”.

Brewer dijo que su hija tenía implantes quirúrgicos anteriores que Shacare quería que el médico le quitara en República Dominicana.

“A ella le pusieron algunos implantes de glúteos antes y nadie aquí lo haría y él dijo que podía quitarlos y tal y tal y que necesitaba más dinero”, dijo Brewer. “Él quería, creo, cuatro o cinco mil dólares más”.

Después de solo dos días en República Dominicana, Brewer dijo que su hija parecía letárgica y sedada durante las llamadas de Facetime, por lo que se subió a un avión para estar al lado de Shacare.

“Eso sí, no sabía nada sobre ellas, no hablaba español”, dijo Brewer. “Llamé a la embajada de EE.UU. porque mi preocupación era: ‘¿puedes ir a ver a mi hija porque creo que necesita un nivel de atención más alto que el que le están dando?'”.

Brewer dijo que cuando llegó a la clínica donde estaba hospitalizada Shacare, creía que su hija ya estaba muerta.

“Sé que metieron las patas”, dijo Brewer. “Supongo que solo sabía sobre la cirugía plástica. No creo que supiera si algo más sale mal”.

Una autopsia realizada en República Dominicana encontró que Shacare murió de edema pulmonar, edema cerebral e insuficiencia respiratoria. La familia dijo que la joven madre también tenía sepsis y el personal dijo que la iban a someter a diálisis.

“Tuvo una transfusión de sangre el día antes de la cirugía para que pudiera estar preparada para la cirugía”, dijo Baker. “La amiga notó que el blanco de los ojos se estaba poniendo amarillento y que el costado de su cara estaba amarillo, por lo que parecía que tenía ictericia o algo así”.

El Dr. Chernoff dijo que ocasionalmente verá pacientes que consultan por sus servicios y luego le dirán que su investigación indica que se puede realizar una cirugía similar en el extranjero a un costo menor.

“Internet se ha convertido en una espada de doble filo para todos nosotros. Todos los días veo pacientes que han leído un artículo y ahora saben más que yo después de 30 años”, dijo. “Si uno o dos o especialmente tres médicos te han dicho lo mismo y va en contra de lo que quieres hacer, tal vez deberías escuchar a estos médicos.

“No necesariamente quieres el precio más bajo cuando se trata de que alguien te corte la cara o el cuerpo. Como con cualquier cosa en la vida, obtienes lo que pagas”.

Chernoff dijo que los pacientes deben contratar cirujanos que estén certificados por la junta y operen en un hospital o en una clínica conectada a un hospital.

“Pueden surgir complicaciones durante la cirugía y si sales del país y algo sale mal, ¿qué haces entonces? Necesitas saber que tu médico tratante es local y está disponible para tratarte las 24 horas del día, los 7 días de la semana”.

Cuando se le preguntó qué deberían hacer los pacientes si están considerando irse de los Estados Unidos para someterse a una cirugía plástica, Tammy Brewer se hizo eco de Chernoff.

“Investigar, investigar, investigar”, dijo.

“Y quédate en tu propio país”, dijo un pariente.

La familia tendrá su propia autopsia realizada el miércoles en Shacare. También establecieron una cuenta de GoFundMe para financiar una posible demanda legal contra el médico que realizó su cirugía.