( NewsNation ) — El 21 de junio marca el primer día del verano, la temporada perfecta para refrescarse en el agua, pero la escasez de salvavidas en todo el país está obligando a muchas familias a hacer planes alternativos.

Según la Asociación Estadounidense de Salvavidas, el problema está afectando a aproximadamente un tercio de las piscinas públicas del país; algunas incluso permanecen cerradas definitivamente o abren con un horario limitado.

Entonces, ¿de quién es la culpa?

Primero, fue la pandemia cuando se cancelaron las clases de certificación de salvavidas. Fue entonces cuando los salvavidas encontraron trabajos nuevos y, en algunos casos, mejor pagados.

Pero ese no es el caso de Robin Borlandoe. Era salvavidas cuando tenía 16 años. Ahora es una abuela de Filadelfia de 70 años que sale de su retiro para ayudar con la escasez de salvavidas.

Ella dijo que las piscinas son importantes para las ciudades de todo el país, para que los niños tengan un lugar donde ir durante el verano.

“Filadelfia y la mayoría de las ciudades debido a lo que está sucediendo en estas ciudades, estos niños no tienen adónde ir, especialmente en aquellas áreas donde las piscinas no se abrirán. Entonces, debido a la tasa de mortalidad, la violencia armada y solo para tener algo hacer”, explicó Borlandoe.

Hay 16 socorristas mayores de 60 años en Filadelfia, y Borlandoe dijo que no importa la edad que tengas, no es demasiado tarde para marcar la diferencia.

“¿Qué es 70? ¿Es lo nuevo, qué 40 o 50? Entonces, si lo piensan así, entonces pueden salir. Hagan algo también por su comunidad en lugar de quedarse sentados. A algunas personas les gusta jubilarse; a otras no. Quieren algo que hacer y es un gran beneficio para la salud. Simplemente mueve tu cuerpo”, dijo Borlandoe.