MONTARA, California, EE.UU. (AP) — Una niña de 4 años, un niño de 9 años y dos adultos sobrevivieron el lunes después de que su automóvil se precipitó por un acantilado en el norte de California en la autopista Pacific Coast Highway cerca de un área conocida como Devil’s Slide que es conocido por accidentes fatales, dijeron las autoridades.

El sedán Tesla se desplomó a más de 250 pies (76.20 metros) de la carretera y se estrelló contra un afloramiento rocoso. Parece haber volcado varias veces antes de aterrizar sobre sus ruedas, encajado contra el acantilado a pocos metros de las olas, según Brian Pottenger, jefe de batallón del Distrito de Protección contra Incendios de Coastside/Cal Fire.

Los choques a lo largo de Devil’s Slide, una zona costera empinada, rocosa y sinuosa a unas 15 millas (24,14 kilómetros) al sur de San Francisco que se encuentra entre Pacifica y Montara, rara vez terminan con sobrevivientes. El lunes, las víctimas inicialmente figuraban en estado crítico, pero los cuatro estaban conscientes y alerta cuando llegaron los rescatistas.

“Vamos allí todo el tiempo para que los autos caigan al acantilado y nunca viven. Esto fue un milagro absoluto”, dijo Pottenger.

La Patrulla de Carreteras de California no cree, según su investigación inicial, que el Tesla estuviera operando en modo de piloto automático o de conducción autónoma completa en ese momento, dijo el oficial Mark Andrews.

Tampoco se cree que las condiciones de la carretera hayan sido un factor en el accidente. No había barandilla en el lugar donde el sedán cayó por el precipicio.

“El automóvil se salió de la parte principal de la carretera. Por qué razón, no lo sabemos”, dijo Andrews.

Los testigos llamaron al 911 alrededor de las 10:15 am y las cuadrillas instalaron un sistema de cuerdas desde la carretera para bajar a los bomberos por el acantilado, dijo el jefe del batallón. Al mismo tiempo, otros bomberos que miraban el sedán a través de binoculares de repente notaron movimiento, una señal de que al menos una persona todavía estaba viva.

“Cada uno de nosotros se sorprendió cuando vimos movimiento en el parabrisas delantero”, dijo Pottenger.

El incidente pasó de lo que probablemente había sido una recuperación de cuerpos a una operación de rescate que tomó varias horas en medio de lluvia constante, fuertes vientos, caminos resbaladizos y olas rompientes. Las puertas se estrellaron contra el acantilado y se cerraron atascadas, por lo que los bomberos se vieron obligados a sacar a las víctimas del automóvil con las llamadas herramientas de “mandíbulas de la vida”.

Los equipos sacaron a los niños por la ventana trasera y los subieron al acantilado a mano en una canasta de rescate usando el sistema de cuerdas. Fueron trasladados de urgencia al hospital en ambulancia con lesiones musculoesqueléticas.

“Estaban más asustados que heridos”, dijo Pottenger.

Sin embargo, los adultos sufrieron heridas traumáticas y tuvieron que ser subidos por un helicóptero al acantilado. Luego ambos fueron trasladados al hospital, dijo el jefe del batallón. No quedó claro de inmediato si los cuatro ocupantes eran miembros de la misma familia.

Las autoridades están investigando qué causó que el Tesla se saliera de la carretera en ese lugar.

“Ni siquiera me gusta conducirlo”, dijo Pottenger. “Definitivamente es un tramo traicionero de California”.