SAN JOSÉ, California (KRON) — Una niña de 3 años fue torturada y asesinada por su familia mientras realizaban un inquietante ritual similar a un exorcismo para expulsar a un demonio, según documentos judiciales.

Arely murió dentro de una pequeña iglesia en San José, California, después de que su madre, su tío y su abuelo la estrangularon el 24 de septiembre, según los fiscales del condado de Santa Clara.

La familia de la niña “creía que la niña estaba poseída por un demonio y estaba en la iglesia orando por ella”, escribió la fiscal de distrito adjunta Rebekah Wise en documentos judiciales.

“El abuelo de la víctima fue identificado como el líder de la Iglesia y afirmó que era un pastor certificado”, escribió Wise.

La madre de Arely, Claudia Elisa Hernández, de 25 años, de Mountain View, fue acusada el 2 de febrero de un delito grave de agresión a un niño con fuerza que probablemente produjera lesiones corporales graves. Hernández se encuentra actualmente tras las rejas sin derecho a fianza.

La información sobre el desgarrador homicidio nunca fue hecha pública por el Departamento de Policía de San José ni por la Oficina del Fiscal de Distrito. Sin embargo, documentos judiciales recientemente descubiertos detallan lo que los investigadores creen que le sucedió a Arely.

Hernández fue entrevistada por oficiales de policía el 24 y 25 de septiembre. Durante las entrevistas, la madre le dijo a la policía que el 23 de septiembre comenzó a creer que Arely estaba “poseída” porque la niña de 3 años se despertaba periódicamente en medio de la noche llorando o gritando.

El 24 de septiembre a las 6:30 a.m., la madre y el tío de Arely la llevaron a la iglesia. La madre, el tío y el abuelo de la niña sujetaron a Arely por el cuello, el torso y las piernas durante varias horas. Intentaron hacerla vomitar metiéndole los dedos y las manos en la garganta.

Arely perdió el conocimiento y sufrió “múltiples lesiones alrededor de los ojos, la cara, el cuello y el pecho”, escribió Wise en documentos judiciales.

Arely murió alrededor de las 6:30 p.m. después de 12 horas de tortura, según documentos judiciales. Hernández le dijo a la policía que nadie brindó asistencia médica para ayudar a la niña antes o después de su muerte.

La familia esperó hasta las 8:12 p.m. para llamar al 911. Cuando llegaron los paramédicos, encontraron el cuerpo sin vida de Arely en el piso de la iglesia. Un forense determinó que su muerte fue un homicidio, causado por asfixia.

Hernández fue la única persona arrestada en relación con el caso.

Los fiscales instaron al juez Luis Ramos a negar la libertad bajo fianza porque Hernández representaba un riesgo para la seguridad pública y se considera un riesgo de fuga.

“Ella nació en El Salvador, tiene vínculos mínimos con la comunidad y se considera un alto riesgo de fuga”, escribió Wise.

Los fiscales notaron la extrema crueldad que Hernández presuntamente infligió a su hija. “La estranguló varias veces hasta el punto en que la víctima quedó inconsciente, se metió las manos en la garganta y continuó con este curso de conducta durante casi un día completo”, escribió Wise.

Extraño video de YouTube

Un video subido a YouTube en enero, cuatro meses después de la muerte de Arely, parece mostrar a la madre hablando sobre la muerte de su hija.

El video de YouTube se titula con el nombre completo de Arely, Arely Naomi Proctor Hernandez.

La mujer en el video dice: “Todos quieren saber qué le pasó, ya sabes, la causa de su muerte. Mucha gente se volvió contra mí después de que mi hija falleció; mucha gente pensó muchas cosas por cómo esa situación parecía. Si no estabas allí, no sabes lo que pasó. Yo sé lo que pasó”.

“Cuando ella falleció estaba conmigo. Por supuesto, yo soy su mamá, ¿por qué ella no iba a estar conmigo?”. dice la mujer.

El video autodirigido tiene una duración de 40 minutos. A veces, la mujer sonríe y se ríe mientras mastica chicle.

“Podría sentarme aquí y ser negativa. Pero no tiene sentido que haga eso. No puedo cambiar lo que es. Es lo que es”, dice la mujer.

Ella continúa: “Son muchas las razones por las que Dios se la llevó. Al menos ella no está sufriendo. En este mundo, sufrimos mucho, especialmente hoy en día. Todo está tan mal. Todo va cuesta abajo. Por eso estoy agradecida. Que ella no va a crecer en este mundo en el que vivimos”.

“Es difícil pensar que no la voy a ver crecer. Pero sabes, está bien. Está bien porque sé que ella está en un lugar mejor. Dios sabe por qué permitió estas cosas. Mi bebé era una bebé tan feliz”. “Ser mamá es una de las mejores cosas. Claro que cuando pienso en ella me pongo triste y lloro y la extraño”, dice la mujer.

Hernández fue acusada por los fiscales seis días después de que el video fuera subido a YouTube.

Ella enfrenta de 25 años a cadena perpetua si es declarada culpable.

Iglesia conectada con bebé secuestrado

La iglesia de San José está ubicada dentro de una casa morada que fue invadida por policías el mes pasado mientras buscaban a un bebé secuestrado.

Según los informes, una mujer acusada de secuestrar al bebé, Yesenia Guadalupe Ramírez, es uno de los miembros de la iglesia. Los fiscales dijeron que Ramírez conspiró con un segundo secuestrador, José Ramón Portillo, para sacar al niño del apartamento de su abuela.

La abuela dijo a los medios de comunicación que conoció a Ramírez a través de la iglesia y las dos mujeres se hicieron amigas.

El bebé de 3 meses estuvo escondido durante 20 horas dentro de la casa de Portillo en San José antes de que la policía lo rescatara.

“El motivo detrás del extraño secuestro a plena luz del día sigue bajo investigación”, escribieron los fiscales.