(WKBN) — Wayne Farms LLC. está retirando 585,030 libras de filetes de pechuga de pollo congelados listos para comer, según el Departamento de Agricultura de EE.UU.

Esta es una expansión de un retiro anterior de 30,285 libras del producto.

El establecimiento avícola de Decatur, Alabama, informó que los productos de filete de pechuga de pollo RTE puede que no estén completamente cocidos.

En el retiro ampliado se incluyen cinco nuevos códigos de producción (23618, 24357, 24512, 24583 y 24957) y 66 fechas distintas de “uso antes de” que van desde el 10 de mayo de 2022 hasta el 29 de abril de 2023.

El retiro anterior incluyó productos afectados que se produjeron entre el 9 de febrero y el 30 de abril de 2022. Los productos sujetos al retiro son:

  • Cajas de 9 libras que contienen ocho paquetes de 6 onzas de pechuga de pollo asada al fuego totalmente natural con fechas de caducidad que van desde el 10 de mayo de 2022 hasta el 29 de abril de 2023.
  • Cajas de 9 libras que contienen 12 paquetes de 4 oz de pechuga de pollo asada al fuego totalmente natural con fechas de “uso antes de” que van desde el 10 de mayo de 2022 hasta el 29 de abril de 2023.
  • Cajas de 6 libras que contienen 24 paquetes individuales de pechuga de pollo asada al fuego totalmente natural de 4 onzas con fecha de caducidad del 5 de marzo de 2023.
  • Paquetes de plástico con cremallera de 16 onzas que contienen Filete de pechuga de pollo artesanal del chef y el número de establecimiento P-20214 impreso junto al 23 de marzo de 2023, fecha de caducidad.

Los productos tienen el número de establecimiento “EST. 20214” en la caja y el empaque. Los filetes de pollo se enviaban a nivel nacional a los distribuidores. También se distribuyó a restaurantes y tiendas minoristas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia.

El problema se descubrió cuando la empresa recibió una queja de un consumidor de que la comida parecía estar poco cocinada. No se han informado reacciones adversas confirmadas a los productos.

Se insta a los consumidores a que se abstengan de comer el pollo y se ha pedido a los restaurantes que no lo sirvan. El USDA dijo que la comida debe desecharse o devolverse al lugar donde se compró.