(NewsNation) — La bandera está a media asta en la casa de la fraternidad Sigma Chi de la Universidad de Idaho, el último lugar donde las víctimas Xana Kernodle y Ethan Chapin fueron vistas con vida según la policía. El presidente de la fraternidad habló sobre el tema en”Rush Hour” de News Nation de Nexstar.

“Yo los conocía. Ethan siempre estaba en la casa, Xana era una buena amiga incluso antes de que Ethan apareciera”, dijo el presidente de Sigma Chi, Reed Ofsthun.

La fraternidad, que se encuentra a media cuadra de la casa donde ocurrieron los asesinatos, está cooperando con la investigación.

Cuando se le preguntó sobre la línea de tiempo de la noche en cuestión, Ofsthun dijo: “Hasta ahora, le hemos dicho a la policía de Moscú, a la policía estatal de Idaho y al FBI todo lo que sabemos. Estamos dejando que ellos lo reconstruyan. Obviamente, no tenemos las utilidades o los recursos para hacerlo por nuestra cuenta, así que confiamos plenamente en que los oficiales y los detectives lo hagan”.

La policía de Moscú dice que está investigando el período de tiempo entre las 9 p.m. de la noche anterior a los asesinatos del 12 de noviembre y la 1:45 a.m., cuando se creía que Ethan y Xana estaban en la casa de Sigma Chi, informa Brian Entin de NewsNation.

Mientras tanto, los detectives no comentan si están logrando o no un progreso significativo en el caso, solo dicen que no tienen sospechosos identificados y no divulgarán información a riesgo de comprometer la investigación.

A partir de mañana, la policía ingresará a la casa donde se cometieron los asesinatos, que aún es una escena del crimen activa, y comenzará a retirar los objetos personales que pertenecieron a algunas de las víctimas, para ser devueltos a las familias de las víctimas.

La experfiladora del FBI Mary Ellen O’Toole habló sobre el caso en “Rush Hour” de NewsNation y dijo que cree que es probable que el asesino haya estado en la casa antes.

“Hay evidencia de planificación en esta escena del crimen. Este delincuente trajo el arma con él… No sacó algo del cajón de la cocina, o al menos, no se nos informó que sucedió”, dijo O’Toole.

Le preocupa que alguien capaz de cometer estos asesinatos todavía sea capaz de volver a matar. Sin embargo, entiende por qué la policía está siendo muy cautelosa y dijo que debería serlo.