KENOSHA, Wisconsin, EE.UU. (AP) — Una visita de rutina al dentista fue todo menos normal, después de que un hombre de Illinois inhaló el taladro del dentista y tuvo que ir al hospital para que se lo quitaran el mes pasado.

Tom Jozsi, de 60 años, le dijo a WISN-TV que estaba en el dentista para que le hicieran un empaste cuando le dijeron que se había tragado una herramienta.

“Realmente ni siquiera sentí que bajaba. Todo lo que sentí fue tos. Cuando hicieron la tomografía computarizada se dieron cuenta: ‘No te lo tragaste. Lo inhalaste’”, dijo. Los médicos creen que Jozsi inhaló justo antes de toser, enviando el trozo de 1 pulgada profundamente al pulmón de Jozsi.

El Dr. Abdul Alraiyes, del Centro Médico Aurora-Kenosha en Wisconsin, dijo que el taladro estaba tan profundo que los endoscopios normales no podían alcanzarlo. Jozsi dijo que le dijeron que si no podía extirparlo, tendrían que extirparle parte del pulmón.

Alraiyes y su equipo médico decidieron probar un dispositivo más nuevo para extraer el objeto, uno que está diseñado para la detección temprana del cáncer.

El video del escaneo muestra que el equipo médico pudo navegar por las vías respiratorias estrechas, alcanzar la pieza de perforación y sacarla sin dañar a Jozsi.

“Nunca estuve tan feliz como cuando abrí los ojos y lo vi con una sonrisa debajo de esa máscara sacudiendo un pequeño recipiente de plástico con la herramienta”, dijo Jozsi.

Joszki dijo que ahora guarda el taladro en un estante en casa.

Alraiyes dijo que colegas en Michigan y Ohio informaron haber visto casos similares.