NUEVA YORK (AP) — Revlon, la compañía multinacional de belleza de 90 años, solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11, agobiada por la carga de la deuda, las interrupciones en su red de cadena de suministro y los crecientes costos.

La compañía con sede en Nueva York dijo que, con la aprobación de la corte, espera recibir $575 millones en financiamiento de sus prestamistas existentes, lo que le permitirá mantener sus operaciones diarias en funcionamiento.

“La presentación de hoy permitirá a Revlon ofrecer a nuestros consumidores los productos icónicos que hemos entregado durante décadas, al tiempo que brinda un camino más claro para nuestro crecimiento futuro”, dijo Debra Perelman, quien fue nombrada presidenta y directora ejecutiva de Revlon en 2018.

Su padre, el multimillonario Ron Perelman, respalda la empresa a través de MacAndrews & Forbes, que adquirió el negocio mediante una adquisición hostil a fines de la década de 1980. Revlon se hizo público en 1996.

Perelman dijo que la demanda de sus productos sigue siendo fuerte, pero su “estructura de capital desafiante” ofrece una capacidad limitada para navegar por problemas macroeconómicos.

Con marcas desde Almay hasta Elizabeth Arden, Revlon había sido un pilar en los estantes de las tiendas durante décadas. Pero en los últimos años luchó no solo con una gran deuda, sino también con una competencia más dura y la incapacidad de seguir el ritmo de los cambiantes gustos de belleza.

La compañía tardó en adaptarse al cambio de las mujeres de los cosméticos de colores brillantes como el lápiz labial rojo a tonos más apagados a partir de la década de 1990. Revlon también enfrentó una competencia cada vez mayor no solo de Procter & Gamble, sino también de líneas de celebridades como Kylie respaldada por Kylie Jenner, que no tiene que invertir mucho en marketing debido a su gran cantidad de seguidores en las redes sociales.

Los problemas de Revlon solo se intensificaron con la pandemia, que afectó las ventas de lápices labiales mientras la gente se enmascaraba. Las ventas cayeron un 21% a $1900 millones en 2020, pero se recuperaron un 9,2 % a $2080 millones en 2022 cuando los compradores volvieron a las rutinas previas a la pandemia. En el último trimestre que finalizó en marzo, las ventas aumentaron casi un 8%. La compañía evitó la bancarrota a fines de 2020 al persuadir a suficientes tenedores de bonos para que extendieran su deuda vencida.

En los últimos meses, Revlon, como muchas otras empresas, experimentó desafíos en la cadena de suministro de toda la industria y costos más altos. La compañía de belleza dijo en marzo que los problemas logísticos perjudicaron su capacidad para cumplir con los pedidos de los clientes. También dijo que se vio obstaculizado por el aumento de los precios de los ingredientes clave y la persistente escasez de mano de obra.

Es un gran cambio con respecto al apogeo de Revlon durante gran parte del siglo XX, cuando era la segunda compañía de cosméticos más grande por ventas, solo detrás de Avon. Ahora ocupa el puesto 22, según una clasificación reciente de la revista especializada en moda WWD.

La compañía alcanzó muchos hitos en su apogeo. En 1970, Revlon se convirtió en la primera compañía de belleza en incluir a una modelo negra, Naomi Sims, en su publicidad. En la década de 1980, Revlon causó un gran revuelo con su campaña de supermodelos que presentaba modelos diversas, famosas y nuevas, incluidas Iman, Claudia Schiffer, Cindy Crawford y Christy Turlington, fotografiadas por Richard Avedon. Su eslogan icónico prometía hacer que las mujeres fueran “inolvidables”.

Durante una entrevista con The Associated Press el otoño pasado, Perelman dijo que era optimista sobre el futuro. A medida que las mujeres se aventuran, las ventas de maquillaje de Revlon se están recuperando. Ella dijo que la compañía también usó la crisis de salud como una oportunidad para duplicar las inversiones en línea. Durante la pandemia, Elizabeth Arden lanzó consultas virtuales uno a uno, por ejemplo.

Perelman también dijo que la compañía estaba aprendiendo de los lanzamientos de celebridades como Kylie para ser más ágiles. Por ejemplo, cortó meses de desarrollo de nuevos productos. Perelman dijo que también estaba viendo cómo Revlon recuperaba cuota de mercado.

Ninguna de las subsidiarias operativas internacionales de Revlon está incluida en el procedimiento, excepto Canadá y el Reino Unido. La presentación se realizó en el Tribunal de Quiebras de EE. UU. para el Distrito Sur de Nueva York,

La compañía enumeró activos y pasivos entre $ 1 mil millones y $ 10 mil millones, según la presentación.