Tampa, Fla. (WFLA) — Lin-Manuel Miranda, Ricky Martin y otros artistas se unieron a Hispanic Federation para anunciar el martes en una conferencia de prensa el lanzamiento de la iniciativa Advance Change Together (ACT), para apoyar a las organizaciones que trabajan a favor de la comunidad LGBTQ+ latina.

Además del ganador del Grammy, Ricky Martin, y el galardonado compositor, actor, director y productor Lin-Manuel Miranda, se unieron también a la iniciativa Michaela Jaé Rodríguez, Stephanie Beatriz, Valentina, entre otros líderes hispanos.

“Las organizaciones Latinx LGBTQ+ que están en el campo todos los días, apoyando, abogando y empoderando a nuestras comunidades nunca han recibido los recursos y el apoyo que necesitan desesperadamente y merecen continuar con su importante trabajo. Hispanic Federation busca cambiar eso, no solo creando conciencia, sino también a través de la inversión en este proyecto”, dijo Frankie Miranda, presidente y director ejecutivo de Hispanic Federation.

ACT es un esfuerzo que apunta a apoyar el desarrollo y funcionamiento de organizaciones sin fines de lucro a nivel nacional, con una política unificada para promover la protección, servicio y desarrollo de la comunidad LGBTQ+, enfocándose en el respeto de los derechos humanos básicos.

El puertorriqueño Ricky Martin apareció en un video durante la conferencia de prensa compartiendo sobre cómo siente que sus derechos humanos básicos son irrespetados.

“Soy Ricky Martin. Soy latino y soy ciudadano estadounidense. Soy padre. Soy esposo. Y, por cierto, también soy gay. Y humano. Esto último debería ser suficiente para asegurar que mis derechos humanos básicos están protegidos y respetados. Pero no lo están. En este momento, mis derechos humanos básicos están bajo ataque”” dijo el cantante puertorriqueño en un video que también fue publicado en su cuenta de Facebook.

La iniciativa ACT fue anunciada durante el apogeo del Mes del Orgullo, y solo días después del sexto aniversario del tiroteo mortal en Pulse Nightclub en Orlando, en el que murieron 49 personas.

Durante el lanzamiento de la iniciativa también se discutió y condenó la aprobación de leyes como el proyecto de ley de Florida conocido como “Don’t Say Gay”, promulgado por el gobernador Ron DeSantis a fines de marzo.