SILVER SPRING, Maryland, EE.UU. (AP) — Kellogg Co., el fabricante de Frosted Flakes, Rice Krispies y Eggo, se dividirá en tres compañías centradas en cereales, refrigerios y alimentos de origen vegetal.

Kellogg’s, que también es propietaria de MorningStar Farms, el fabricante de alimentos a base de plantas, dijo el martes que la escisión de las compañías de alimentos a base de plantas y cereales aún por nombrar debería completarse para fines del próximo año.

Kellogg’s tuvo ventas netas de $14,200 millones en 2021, con $11,400 millones generados por su división de bocadillos. El cereal representó otros $2.4 mil millones en ventas el año pasado, mientras que las ventas a base de plantas totalizaron alrededor de $340 millones.

“Todos estos negocios tienen un potencial independiente significativo, y un enfoque mejorado les permitirá dirigir mejor sus recursos hacia sus distintas prioridades estratégicas”, dijo el CEO Steve Cahillane.

Cahillane se convertirá en presidente y director ejecutivo de la empresa mundial de bocadillos. El equipo directivo de la empresa cerealera será nombrado más adelante. El consejo de administración ha aprobado las escisiones.

Los accionistas recibirán acciones en las dos escisiones en forma proporcional a sus participaciones en Kellogg.

Kellogg dijo que exploraría otras opciones para su negocio basado en plantas, incluida una posible venta.

La sede corporativa de la empresa se trasladará de Battle Creek, Michigan, a Chicago, pero mantendrá una sede doble en ambas ciudades para su empresa de snacks, que representa alrededor del 80% de las ventas actuales. Las tres oficinas centrales internacionales de Kellogg en Europa, América Latina y AMEA permanecerán en sus ubicaciones actuales.

Las empresas de renombre han comenzado a dividirse a un ritmo acelerado, incluidas General Electric, IBM y Johnson & Johnson, pero tales divisiones son más raras para los productores de alimentos. La última gran escisión del sector se produjo en 2012, cuando Kraft se escindió para crear Mondelez.

Es un momento particularmente peligroso en la industria debido al aumento de los costos, tanto de mano de obra como de material. La invasión rusa de Ucrania ha hecho subir los precios de los cereales y este mes, EE. UU. informó que la inflación está alcanzando máximos de cuatro décadas .

El otoño pasado, alrededor de 1400 trabajadores de las plantas de cereales de Kellogg’s se declararon en huelga durante casi tres meses antes de obtener un nuevo contrato con aumentos salariales inmediatos y generales y mejores beneficios para todos los trabajadores. En marzo, unos pocos cientos de trabajadores en una planta que fabrica Cheez-Its ganaron un nuevo contrato con aumentos salariales del 15% durante tres años.

Las acciones de Kellogg Co. subieron un 8% a 73,29 dólares antes de la campana de apertura del martes.