HELL’S KITCHEN, Manhattan (PIX11) — Un espectáculo aterrador atrajo a una gran multitud en Manhattan el miércoles por la noche mientras los agentes rociaban con mangueras a un caballo que se encontraba en el suelo.

Los grupos de derechos de los animales compartieron un video del caballo, llamado Ryder, en el suelo cerca de West 45th Street y Ninth Avenue. Se llamó a los oficiales de la Unidad Montada de la Policía de Nueva York para enfriar al caballo después de que no pudo ponerse de pie durante un tiempo. Los transeúntes miraron conmocionados y vitorearon cuando Ryder finalmente pudo ponerse de pie por sí solo.

Más tarde, el Sindicato de Trabajadores de Tránsito compartió un video del caballo comiendo heno en el granero. Muchos creen que el caballo sufría de estrés por calor, pero el sindicato dijo que Ryder sufre EDM, una enfermedad neurológica causada por los excrementos de las zarigüeyas que pueden causar debilidad y falta de equilibrio.

Esta es la segunda vez que se ven imágenes de un carruaje tirado por caballos colapsado en los últimos tres meses. Activistas por los derechos de los animales compartieron un video en mayo que mostraba a un caballo en el suelo en Central Park luchando por ponerse de pie debido a un cólico, según el sindicato.

El sindicato dijo que sus caballos tienen cinco semanas de vacaciones cada año y los veterinarios los revisan de manera rutinaria.

En un comunicado, el sindicato de trabajadores de tránsito le dijo a PIX11 News, “… la gente no debería apresurarse a juzgar a nuestros caballos o a los hombres y mujeres de cuello azul que eligen trabajar con ellos y cuidarlos. Lamentablemente, los caballos, como personas, pueden enfermarse”.

El grupo de bienestar animal NYCLASS respondió diciendo: “¿Cuántos incidentes más como este necesitamos? Esto es claramente maltrato animal… una vez más renovamos nuestros llamados para que el Concejo Municipal… apruebe la Intro 573, que reemplazaría a los carruajes tirados por caballos con vehículos eléctricos”.

El alcalde Eric Adams aún no ha mostrado su apoyo para prohibir los carruajes tirados por caballos en Central Park, a diferencia de su predecesor.