HOUSTON (AP) — Un hombre recibió una sentencia de muerte por el tiroteo fatal en 2019 de un oficial de la ley que fue el primer agente seguidor del sijismo en su agencia de Texas.

Un jurado del condado de Harris deliberó unos 35 minutos el miércoles antes de dictar sentencia de muerte para Robert Solís, de 50 años. El jurado lo condenó por asesinato capital la semana pasada por el asesinato del agente del alguacil del condado de Harris, Sandeep Dhaliwal.

Según las pruebas del juicio, Solís le disparó varias veces al oficial de policía de 42 años durante una parada de tráfico en un vecindario residencial a 18 millas al noroeste de Houston. Dhaliwal regresaba a su patrulla cuando Solís le disparó por la espalda.

“El acusado ejecutó a un agente uniformado disparándole a sangre fría a plena luz del día. Eso lo convierte en lo peor de lo peor, por lo que le pedimos al jurado que lo sentencie a muerte”, dijo la fiscal de distrito del condado de Harris, Kim Ogg, en un comunicado.

Solís se representó a sí mismo en el juicio después de despedir a sus tres abogados defensores.

La tradición sij se fundó hace más de 500 años en la región de Punjab, en el sur de Asia. Hay más de 25 millones de sijes en todo el mundo, lo que convierte al sijismo en la quinta religión más grande del mundo. Los sijes llegaron por primera vez a los Estados Unidos a fines del siglo XIX y se estima que hay 500,000 sikhs viviendo en Estados Unidos en la actualidad, explica la Coalición Sij en su página web.