JACKSON, Mississippi (AP) – Un hombre que fue ejecutado en Mississippi el mes pasado por matar a su exesposa admitió otro asesinato, y su confesión podría resolver un caso sin resolver en 2007, dijo un fiscal el lunes.

Antes de su ejecución el 17 de noviembre, David Neal Cox dijo a sus abogados que mató a su cuñada Felicia Cox en 2007 y brindó instrucciones detalladas sobre dónde los investigadores podrían encontrar sus restos, dijo John Weddle, quien es el fiscal de distrito de varios condados del norte en Mississippi.

Weddle dijo que David Neal Cox ha sido sospechoso durante mucho tiempo de la desaparición de Felicia Cox.

“No hay indicios de que nadie más que Cox sea responsable de la muerte de Felicia Cox”, dijo Weddle en una conferencia de prensa.

En un comunicado de prensa el lunes, la Oficina del Asesor Jurídico Post-Convicción de Capital del estado dijo que David Neal Cox “sentía un profundo remordimiento y quería darle un cierre” a la familia de Felicia Cox.

Weddle no reveló la ubicación que proporcionó Cox, pero dijo que es en el condado de Pontotoc, Mississippi, donde Felicia Cox fue vista por última vez. Dijo que los investigadores se están preparando para comenzar los esfuerzos de recuperación. Expertos en arqueología y antropología de la Universidad Estatal de Mississippi están disponibles para ayudar si se encuentran los restos, dijo Weddle.

“Nos gustaría enfatizar que la localización de los restos de Felicia Cox no es una conclusión inevitable”, agregó el fiscal de distrito. “Tenemos la esperanza de que la información sea precisa y que los esfuerzos de recuperación sean exitosos para que la familia de Felicia pueda darle un entierro adecuado”.

La hija de Felicia Cox, Amber Miskelly, estuvo presente en la conferencia de prensa, de pie junto a su esposo. Permaneció en silencio mientras Weddle hablaba, pero se secó las lágrimas. Miskelly acababa de cumplir 18 años cuando su madre desapareció.

Felicia Cox, entonces de 40 años, fue vista por última vez en julio de 2007 visitando a su cuñada, Kim Kirk Cox, en Pontotoc. Kim Kirk Cox, que estaba casada con David Neal Cox, fue asesinado más tarde por él en mayo de 2010, el crimen por el que fue ejecutado.

David Neal Cox, de 50 años, fue el primer preso ejecutado en Mississippi en nueve años. Antes de su ejecución, abandonó todas las apelaciones y presentó documentos judiciales calificándose de “digno de muerte” antes de que la Corte Suprema del estado fijara su fecha de ejecución.

Cox se declaró culpable en 2012 de asesinato capital por la muerte a tiros de Kim Kirk Cox en mayo de 2010. También, se declaró culpable de varios otros cargos, incluida la agresión sexual. Un jurado dictó la sentencia de muerte.

Weddle dijo que Cox hizo la revelación sobre su cuñada a sus abogados a fines de octubre y renunció a su privilegio abogado-cliente después de su muerte. La información fue presentada a la oficina de Weddle dos días después de la ejecución de Cox, dijo el fiscal de distrito.