BUFFALO, Nueva York, EE.UU. (AP) — El hombre blanco acusado de asesinar a 10 personas negras en un supermercado de Buffalo debía comparecer ante un tribunal el jueves mientras las autoridades, incluido el FBI, continúan investigando la posibilidad de cargos por delitos de odio y terrorismo.

Payton Gendron, de 18 años, transmitió en vivo el ataque desde la cámara de un casco antes de entregarse a la policía afuera de la tienda de comestibles. Poco antes del ataque del sábado pasado, publicó cientos de páginas de escritos en grupos de discusión en línea donde detallaba sus planes para el ataque y su motivación racista.

Los investigadores han estado examinando esos documentos, que incluían un diario privado que mantuvo en la plataforma de chat Discord.

En su comparecencia inicial ante el tribunal la semana pasada, el abogado designado por el tribunal de Gendron se declaró “no culpable” en su nombre.

La masacre en el supermercado Tops fue inquietante incluso en una nación que se ha vuelto insensible a los tiroteos masivos. Todas menos dos de las 13 personas baleadas durante el ataque eran negras. Los escritos en línea de Gendron dicen que planeó el asalto después de enamorarse de la ideología supremacista blanca que encontró en línea.

El diario dice que Gendron planeó su ataque en secreto, sin ayuda externa, pero Discord confirmó el miércoles que se envió una invitación para acceder a sus escritos privados a un pequeño grupo de personas unos 30 minutos antes de que comenzara el ataque.

Algunos de ellos aceptaron la invitación. No estaba claro cuántos leyeron lo que había escrito o se conectaron para ver el asalto en vivo. Tampoco estaba claro si alguien intentó alertar a las fuerzas del orden.

El comisionado de policía de Buffalo, Joseph Gramaglia, dijo que los investigadores estaban trabajando para obtener, verificar y revisar las publicaciones en línea de Gendron.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, autorizó el miércoles a la fiscal general del estado, Letitia James, a investigar las plataformas de redes sociales utilizadas por Gendron para determinar si eran responsables de “proporcionar una plataforma para planificar y promover la violencia”.